Invisible Children es una organización no gubernamental que ha estado trabajando en Uganda a favor de los niños y que ha ganado la atención mundial con un video de media hora de duración en donde denuncia las atrocidades cometidas en ese país por Joseph Kony al haber reclutado niños soldados para su Ejército de Resistencia del Señor, LRA por sus siglas en inglés.

 

El video, que ha sido visto más de 50 millones de veces, forma parte de la campaña de esa ONG llamada Kony 2012 que busca atraer la atención internacional sobre este personaje y lograr su captura y enjuiciamiento.

 

Sin embargo el video, que de acuerdo con algunos cineastas dista de ser un documental, adolece de algunos errores de fondo que han atraído la crítica de otras organizaciones no gubernamentales que trabajan en África y de muchos ugandeses quienes se sienten hasta cierto punto ofendidos con el video.

 

Joseph Kony salió de Uganda hace seis años y desde entonces su ejército se ha ido desmantelando por lo que el objetivo ahora es brindar los servicios de rehabilitación a muchos de los entonces niños que pertenecían a esta guerrilla. Así que actualmente el LRA no se conforma con 30,000 niños soldados, como se entiende en el video, sino con unos cientos y ya no opera en el norte de Uganda sino particularmente en la República Democrática del Congo.

 

Analistas ugandeses señalan que si bien el problema de la LRA fue uno grave años atrás, Uganda enfrenta ahora nuevos problemas y retos y referirse exclusivamente a Kony es desconocer la realidad actual e inminente de un país que además se niega a aparecer como una marioneta que solo se mueve por la voluntad de las organizaciones internacionales porque se trata de una nación que ha estado enfrentando sus problemas y saliendo adelante con el apoyo de su gente y no exclusivamente con la ayuda internacional.

 

Contra Joseph Kony existe una orden de arresto emitida por la Corte Penal Internacional, pero eso no significa que de ser detenido sea procesado por ese tribunal en La Haya ya que se trata de un tribunal de apoyo. Por eso, de ser detenido, Kony deberá ser juzgado en Uganda y solo si las autoridades ugandeses se negaran a procesarlo podría ser trasladado a otro país africano que bajo el principio de jurisdicción universal podría enjuiciarlo. En última instancia podría ser trasladado a La Haya, países Bajos, para que responda de sus delitos como lo está haciendo ahora Thomas Lubanga por el reclutamiento de niños soldado en Sierra Leona y cuyo veredicto será emitido esta semana.

 

Sobre Invisible Children y su cofundador y realizador del video, Jason Rusell, se ha dicho mucho y se seguirá diciendo mucho, como que la calificación de confiabilidad de la ONG es baja, que ha destinado la mayoría de los donativos a pagar sueldos y a realizar documentales en Los Ángeles, California, que está atrayendo la atención sobre un problema real pero no actual. Finalmente la decisión de unirse a una causa es personal y lo que sobran en el mundo son causas para luchar por ellas y si algo no se puede negar es que este video ha logrado tocar las fibras de niños y jóvenes comprometiéndolos hacia el altruismo y la cooperación humana.

 

 

Más información Guardian

 

www.miabogadoenlinea.net