El pasado martes el gobierno de los Estados Unidos anunció haber llegado a un acuerdo con un grupo de demandantes en lo que quizá es la demanda colectiva más grande en contra del gobierno federal.

La demanda fue interpuesta en 1996 en donde nativos americanos acusaban al gobierno federal de mala administración del fideicomiso que administra las tierras indias asignadas en la reforma agraria en 1887.

Tras esa reforma agraria, la tierra se dividió en parcelas que se adjudicaron individualmente y el resto de la tierra fue vendida por el gobierno. Las parcelas quedaron en el fideicomiso y el gobierno administra las ganancias que se obtienen de la extracción minera, de la explotación maderera, de la ganadería o de la explotación petrolera y de gas.

Esta demanda que ha durado 13 años, ha pasado por tres administraciones y en este reclamo se han verificado 7 juicios que han generado 22 opiniones judiciales, y se ha acudido por el asunto a las cortes de apelación 10 veces.

El acuerdo que se ha anunciado establece que el gobierno federal pagará $3,400 millones de dólares que conformarán un fondo, de los cuales $1,400 millones se destinarán al pago de los demandantes quienes recibirán, cada uno, un cheque por $1,000 dólares y el resto se repartirá según con la tierra que se posee. Los costos legales que se han generado y que serán determinados por un juez, serán pagados del mismo fondo.

Para que este acuerdo sea válido y tenga plena vigencia, el Congreso deberá pasar una ley al respecto después de lo cual la corte federal terminará el litigio.

El fondo que se crea con el acuerdo también establece la cantidad de $2 mil millones de dólares para la compra de los lotes individuales de aquellos que quieran vender, particularmente aquellos que tienen la propiedad fraccionada.

Lo anterior porque muchos de los propietarios de las parcelas fallecieron y su propiedad ha sido dividida entre sus herederos. Así existen parcelas que son propiedad de 400 personas diferentes, cada una de las cuales recibe $1,00 dólar de beneficio.

Este problema y otros como las herencias de intestados podrán ser resueltos administrativamente bajo los términos del acuerdo pues se trata de problemas que cuesta mucho dinero administrar y resolver.

Los especialistas en Derecho Indiano Federal han coincidido en señalar que no es el acuerdo óptimo, pero que es lo mejor a los que se ha llegado tras años de negociaciones entre las partes, aunque hay quienes dudan que se pueda resolver el problema administrativo o que algunos propietarios estén dispuestos a vender.

Fuente The New York Times

 

www.miabogadoenlinea.net