Bajo el cobijo de la llamada Ley de la Memoria Histórica que busca honrar a aquellos que fueron perseguidos y sufrieron violencia durante el franquismo en España, Antoni Ruiz se ha convertido en el primer ciudadano español en recibir una disculpa firmada por el Ministro de Justicia por haber pasado tres meses en prisión al violar la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social por un delito de aquel entonces: Ser homosexual. Previo a la disculpa, en el mes de mayo, Ruiz ya había recibido una compensación de 4,000 euros por daño moral.

Cuando Antoni reveló su homosexualidad a sus padres, a la edad de 17 años, una monja lo denunció a las autoridades, fue detenido, pasó tres días en los calabozos y más tarde estuvo en las cárceles de Valencia y Carabanchel. Finalmente acabó en la cárcel de peligrosidad social de Badajoz, donde estuvo dos meses. Posteriormente sufrió un año de destierro.

Antoni Ruiz es presidente de la Asociación de ExPresos Sociales, un colectivo que aglutina a homosexuales reprimidos durante el franquismo y pasó más de doce años peleando por que se reconociera que este sector de la sociedad también había sido victima de la dictadura.

Ruiz tiene previsto entregar el documento original en el Ayuntamiento de su localidad natal, Xirivella, en Valencia, España para que lo guarden en el archivo histórico junto a su expediente personal.

"...Me alegra también que este reconocimiento coincida con el 30 aniversario de la despenalización de la homosexualidad en España...", afirmó Ruiz quien guarda en su memoria otro momento histórico que tuvo lugar en el 2000 en el Palacio de Justicia de Valencia, el día que se destruyó la ficha de peligrosidad social que pesaba sobre su nombre desde 1976.

En el documento, podía leerse en grandes caracteres la palabra “homosexual”.

 
www.miabogadoenlinea.net