Publicidad de la película The Wolf of Wall Street

La película protagonizada por Leonardo DiCaprio en 2013, The Wolf of Wall Street forma parte de una investigación por actos de corrupción en Malasia y que ha llegado hasta los Estados Unidos.

En Estados Unidos se está investigando sobre el desvío de recursos por cientos de millones de dólares supuestamente sacados de uno de los fondos de desarrollo económico del país, 1Malaysia Development Bhd o 1MDB, y se presentó una demanda civil para incautar más de mil millones de dólares de personas vinculadas al Primer Ministro de Malasia, Najib Razak.

Según el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, algunos de los recursos desviados de 1MDB fueron a dar a hoteles; inmuebles de lujo en Manhattan, Beverly Hills y Londres; obras de arte; un jet privado y la película The Wolf of Wall Street (El lobo de Wall Street). Entre los autores de estos desvíos las autoridades norteamericanas alegan que se encuentra Riza Aziz, hijastro del Primer Ministro Najib.

Riza Aziz es el CEO de Red Granite Pictures. Según la denuncia 100 millones de dólares de los recursos de 1MDB fueron a parar a manos de Red Granite y estos a su vez a la producción de la película que cuenta la historia de Jordan Belfort, que fue condenado por manipulación del mercado de valores hace casi dos décadas.

Según la demanda, 17 pagos por un total 3.9 millones de dólares fueron a la compañía productora de Martin Scorsese Sikelia Productions y 48 millones se pasaron  a una compañía que administraba la nómina en la película. Por lo menos 4.1 millones a una empresa de efectos especiales, 2.5 millones a la Screen Actors Guild y aproximadamente 80,000 fue a una empresa de charter de yates.

Aunque la estrella de la película, Leonardo DiCaprio, no se menciona específicamente en la demanda, se habla del "Actor de Hollywood 1" que, durante su discurso de aceptación del Golden Globe, agradeció a "Joey, Riz y Jho," refiriéndose a los directores de Red Granite, Riza Aziz, Joey McFarland y Jho Low, un financiero de Malasia, confidente del Primer Ministro de Malasia.

La demanda también describe cómo se gastaron más de un millón de dólares en el Casino Venetian de Las Vegas en apuestas con Aziz, McFarland y el "actor principal" de la película, probablemente DiCaprio.

El dinero del 1MDB originalmente estaba destinado para el beneficio económico de Malasia y su gente, "pero presuntamente entre 2009 y 2013 se desviaron los recursos, enviando inicialmente mil millones de dólares a una cuenta bancaria Suiza, una inversión en bonos de Goldman Sachs y garantizados por 1MDB, una inversión en un fondo propiedad del gobierno de Abu Dabi y la desviación de dinero hacia una cuenta bancaria en Singapur".

En la demanda también se afirma que los recursos se invirtieron para adquirir un "interés sustancial" en EMI Music Publishing Group.

Un tribunal federal de California escuchará a las partes sobre la propiedad de los  activos confiscados y en última instancia determinará si los bienes fueron obtenidos con recursos ilícitos.

Según Red Granite “los fondos que recibió hace cuatro años de ninguna manera tuvieron origen ilegítimo y no hay nada en la demanda civil que diga que Red Granite tenía conocimiento de lo contrario… es claro que Riza Aziz y Red Granite no hicieron nada mal. Red Granite no espera que la demanda, que se limita a los ingresos futuros generados por una sola película, afecte el resto de sus operaciones”.

Más información en hollywoodreporter.com/blogs/thr-esq


miabogadoenlinea.net


Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de johnnyalucard.files.wordpress.com