Marc Towle es propietario de Gotham Garage y se especializa en realizar réplicas de automóviles que aparecen en el cine o la televisión. El ha vendido dos réplicas del vehículo diseñado para la serie de Batman de los 60’s y una de la versión de la película Batman de 1989.

 

Warner Bros., no se muestra muy complacida y ha demandado a Torwel a través de su subsidiaria DC Comics por presuntamente violar su marca, sus derechos de autor y su derechos de mercadotecnia. En el proceso judicial se cuestiona hasta donde esta protegido el diseño de un automóvil.

 

DC Comics señala en su demanda que la compañía ha reservado los derechos de autor, marca y mercadotecnia sobre el Batimóvil, ya que el diseño de 1966 se deriva de la evolución del vehículo en los comics.

 

Además alegan que el Batimóvil incorpora marcas con un carácter secundario distintivo y al venderse una réplica no autorizada se está confundiendo al consumidor respecto a si los vehículos son productos de DC Comics  o no.

 

Inclusive DC afirma que el Batimóvil es un personaje más de la serie Batman, con características que pueden ser protegidas por derechos de autor. “Son vehículos con herramientas futuristas y estética poco común… Los vehículos Batimóvil nunca son identificados simplemente como autos sino por su nombre ‘BATIMÓVIL’. Interactúan con los personajes de Batman y Robin y sirven como una parte integral de las historias contadas en las historietas, programas de televisión y películas en las que aparecen”.

 

Finalmente destacan que DC Comics otorgó una licencia a Fiberglass Freaks para fabricar y personalizar automóviles en vehículo Batimóvil.

 

Los representantes de Towle por su parte afirman que en las reproducciones no se utilizan ninguna  de las marcas registradas por DC Comics, destacando que la ley claramente establece que artículos útiles como los automóviles no califican como trabajos esculturales y por tanto no son elegibles para ser objeto de protección de derechos de autor. “DC Comics pretende que esta disposición no es aplicable si una versión diferente del vehículo apareció en un comic”.

 

Towle dice que aunque DC alega no pretender proteger el diseño completo del vehículo sino sólo partes específicas del mismo, no funcionales o los elementos artísticos, se contradice en esta afirmación al enlistar como elementos no funcionales o artísticos prácticamente todas las partes visibles del vehículo, inclusive el color, y que en algunos casos son elementos útiles, no registrables.

 

En su demanda Towle destaca que los diseños de los batimóviles fueron patentados por sus creadores George Harris y Anton Furst y DC Comics no conservó derechos de autor sobre los mismos.

 

El juez que revisa el caso lo resume en una gran pregunta aquí. Si los  elementos de diseño del Batimóvil son "útiles" o algo más. “Uno no puede pretender la protección de los derechos de autor del capote básico de un automóvil, porque su propósito es claro, por ejemplo, proteger a las personas de la lluvia, pero podría ser posible proteger el patrón único del capote si no tiene un fin específico, sino simplemente ‘verse cool’. En resumen, ¿pueden existir elementos del Batimóvil que puedan ser física o conceptualmente separados del un automóvil como un objeto útil o funcional?

 

La pregunta está en el aire y desde el punto de vista de los representantes de Towle podría afectar a la industria automotriz, llegando al extremo de evitar que partes útiles de un automóvil puedan ser reproducidas por distintas compañías, como los faros o el cofre, a menos que sean significativamente distintas.

 

 

Más información en The Hollywood Reporter

 

www.miabogadoenlinea.com