Todd McFarlane, antiguo dibujante y actual fabricante de juguetes, interpuso una demanda en contra de Al Simmons. Por supuesto, no Al Simmons, el personaje que creó y con el que le dio vida a Spawn, el oficial de inteligencia del ejército de los Estados Unidos y asesino para el gobierno que habiendo muerto regresa a la tierra tras haber hecho un pacto con el demonio, para luego volverse en contra de las huestes del infierno.

 

La demanda es en contra de un ex empleado de la empresa de McFarlane, de nombre Al Simmons, quien dice haber sido la inspiración para la creación de Spawn.

 

McFarlane creó a Spawn en la década de los años 90 y si bien tomó el nombre de su empleado, fue en todo lo que este hombre participó para desarrollar el popular personaje y así lo hace saber en la demanda que interpuso en contra de Al Simmons y su esposa Maleanie Simmons, ambos ex trabajadores de la empresa.

 

La demanda fue motivada por la publicación de un libro de Al Simmons llamado El Arte de ser Spawn, en donde el autor hace suponer al lector que hechos de su vida fueron la inspiración para la creación del personaje.

 

Todd McFarlane y su empresa, McFarlane Productions, no están contentas con este libro pues dicen que Al Simmons ha usado la marca de la empresa y al personaje de Spawn para hacerse de cierta notoriedad, habiendo violado con ello los términos de confidencialidad de la empresa y su deber de lealtad hacia la misma.

 

Así que están demandando al otro Al Simmons, al de carne y hueso, por varias cosas como difamación, porque el creador del cómic afirma que con el libro se daña su reputación; indebida apropiación de secretos industriales, porque se dice que en el libro se dio a conocer información que el ex empleado estaba obligado a guardar; competencia desleal porque en el libro Simmons dice que McFarlane contribuyó, lo cual es falso; rompimiento de deber fiduciario; falsa publicidad; violación de marca y derecho de autor; y, falso aval. Y por todo ello pide que el juez ordene la revisión de las computadoras de los demandados para buscar información de la McFarlane Productions y el pago de $75,000 dólares por daños.

 

Falta ver qué responde Al Simmons a esta demanda y saber si actuó con tanta malicia como lo señala el creador de Spawn o si solo trató de subirse infructuosamente en un carro hacia la dolce vita.

 

 

Más información THR

 

www.miabogadoenlinea.net