Multan a quien se implantó chip de tarjeta en la mano

Tarjeta de crédito y billetes

El pasado 16 de marzo, un tribunal australiano impuso una multa a un sujeto que removió de su tarjeta de pago sin contacto el chip y se lo implantó en la mano.

El caso se refiere a Meow-Ludo Disco Gamma Meow-Meow y su imputación fue por haber viajado en transporte público sin estar en posesión de un boleto, pese a que el recibo de la compra estaba en la información del chip de la tarjeta de pago sin contacto, la cual pudo ser leída pese a estar implantada en su mano.

Conforme con Wikipedia, el sistema de pago sin contacto permite pagar una compra mediante tecnologías de identificación por radiofrecuencia incorporadas en tarjetas de crédito o débito, llaveros, tarjetas inteligentes, teléfonos móviles u otros dispositivos.

En el caso de Australia, el chip se encontraba en una tarjeta Opal que es el sistema que en Nueva Gales del Sur se ha implementado para efectuar pagos de diferentes servicios.

Para ser implantado en el cuerpo de este hombre, el chip fue recortado de 10mm a 6mm e introducido en un envase especial de plástico que luego fue implantado en su mano por un experto en piercings.

Aunque es poco frecuente, son varias las personas que como estilo de vida modifican sus cuerpos para incorporar tecnología. A estas personas se les conoce como biohackers o bodyhackers. Sin embargo, no todos los que llevan implantado algún dispositivo son biohackers, como las personas con implantes cocleares o como el del artista plástico Neil Harbisson quien en 2012 dijo ser el primer ciborg reconocido legalmente por un gobierno, solo porque el gobierno británico le permitió salir en la fotografía del pasaporte usando un aparato compuesto de una cámara web, una computadora y unos audífonos y que sirve para traducir las vibraciones del color lo que es de mucha utilidad para este artista que sufre acromatopsia una enfermedad que le impide colores.

En el caso de Meow-Ludo Disco Gamma Meow-Meow, nombre legal, tras haber aceptado el cargo que se le formuló se le impuso una multa de US$170 más el pago de gastos legales por el importe de mil dólares australianos.

Pese a lo costoso que le salió este episodio, es poco probable que Meow-Ludo desista de seguir llevando en su mano el implante.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Additional information