Malecón Tajamar recupernadose. Imagen de webcamsdemexico.com

En el conflicto por el Malecón Tajamar, en Cancún, Quintana Roo, las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) han obtenido una importante victoria ya que el Tercer Tribunal Colegiado del Vigésimo Séptimo Circuito otorgó el amparo y protección de la justicia federal, ordenando a la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) abstenerse de ejecutar la autorización de impacto ambiental otorgada en su momento al Fondo Nacional de Fomento al Turismo.

En el caso, en enero de 2016 un grupo de trabajadores con maquinaria pesada, escoltados por policías, ingresaran al Malecón Tajamar, arrasando en sólo dos días los manglares y fauna que aun sobrevivían en la zona, después de que FONATUR realizara obras de urbanización.

Estas acciones generaron el descontento de un sector de la sociedad, que emprendió diversas acciones legales para detener estas obras, impugnando la autorización de impacto ambiental emitida en 2005 por la SEMARNAT.

El Juzgado Tercero de Distrito en Quintana Roo, sobreseyó el juicio de amparo por supuestamente no haberse acreditado el interés legítimo para combatir la autorización de impacto ambiental del proyecto, así como la violación al derecho humano a un ambiente sano por los trabajos de tala y remoción de manglar con maquinaria pesada. Los ONG impugnaron la resolución hasta llegar al Tribunal Colegiado.

La sentencia establece que la dependencia debe abstenerse de emitir una nueva autorización en materia de impacto ambiental y que debe asegurar que se restaure la zona afectada, además de que se evidenció que no existe constancia de que la urbanización y edificación del Malecón estuviese terminada, por lo que determina que no son actos consumados de forma irreparable.

El Tribunal funda su resolución en la premisa de que la SEMARNAT debió haber procurado la máxima protección posible al medio ambiente para garantizar, en el ámbito de su competencia, la aplicación y respeto de derechos establecidos en la Constitución y los tratados internacionales suscritos por México.

En la sentencia se incluye una consideración destacable sobre la propiedad privada, en referencia a aquellos que adquirieron lotes en la zona. Dice la sentencia “… el ejercicio del derecho de propiedad privada está sujeto indispensablemente a los intereses públicos, por lo cual no es oponible frente a la colectividad… Por el contrario, en caso de ser necesario, deben privilegiarse los intereses de la sociedad sobre el derecho de propiedad privada del individuo, en los términos que dispone expresamente la Constitución, como es el caso del artículo 4o., el cual, dispone: ‘Toda persona tiene derecho a un medio ambiente adecuado para su desarrollo y bienestar’… De ahí que en términos del artículo 27 Constitucional citado, como se ha indicado, la Nación tendrá en todo tiempo el derecho de imponer a la propiedad privada las modalidades que dicte el interés público, como en el caso, salvaguardar un ecosistema de extrema importancia para la supervivencia del planeta tierra… se presenta una imperiosa necesidad del Estado mexicano de salvaguardar a un ecosistema de extrema importancia para la conservación de la biodiversidad y el bienestar de las comunidades humanas como es el manglar y el humedal que se ubica en Tajamar”.

El Tribunal Colegiado también señala en la sentencia que, derivado del principio de responsabilidad, el que genere el efecto degradante al ambiente, ya sea actual o futuro, es responsable de los costos de las acciones preventivas y correctivas. El siguiente es restaurar o reforestar la porción del manglar que ha sido ya afectada.

Como en el juicio no se impugnó la constitucionalidad de alguna ley, la sentencia es definitiva y corresponderá al juzgado de distrito la ejecución de la misma.

Más información vanguardia.com.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net