Manos tras las rejas

Este martes, Beata Szydło, primera ministra de Polonia, y su gabinete aprobaron una iniciativa de ley que sanciona con penas de hasta tres años de prisión a cualquier persona que se refiera a los campos de concentración nazis como polacos.

Se trata de una medida que pretende que Polonia tome distancia de lo sucedido en lugares como Auschwitz, Treblinka o Sobibor o cualquiera de los 457 campos que fueron usados por el régimen nazi como prisiones. Lo anterior porque las generaciones más jóvenes tienden a referirse a los campos de concentración como polacos y no como alemanes.

La medida debe ser aprobada en el Parlamento para ser ley vigente, pero se espera que no tenga ningún obstáculo en su aprobación toda vez que la mayoría de los parlamentarios pertenecen al partido del gobierno Ley y Orden.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Alemania ocupó Polonia y entre 1939 y 1945 construyeron prisiones en casi todo el territorio. La mayoría de los campos de concentración y de trabajos forzados consistían en varios campos de concentración subsidiarios más pequeños. Así, el complejo Auschwitz, Birkenau y Auschwitz III, con miles de prisioneros cada una, tenía 48 prisiones satélite. Fue en Polonia donde además de campos de concentración se establecieron campos de exterminio.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net