Perro llamado Solovino

La Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina, confirmó una sentencia de primera instancia en la que se ordena la entrega a una asociación civil de 68 perros que en 2014 fueron encontrados en muy malas condiciones. Originalmente los perros estaban a resguardo de una mujer que ha sido declarada con problemas mentales.

Los 68 perros fueron encontrados por las autoridades tras un allanamiento realizado en la propiedad de esta mujer en marzo de 2014. Los animales estaban desnutridos, deshidratados y con distintas enfermedades e “incluso había un animal muerto en estado de descomposición”, según quedó asentado en la sentencia de primera instancia.

Después del rescate, los animales fueron entregados al Centro de Prevención de Crueldad al Animal, que tras la sentencia los entregó en adopción en forma gratuita.

Quien era dueña de los perros fue evaluada y en el peritaje médico se concluyó que “no conserva su autonomía psíquica para comprender el alcance de sus actos y dirigir sus acciones” por lo que no fue condenada por sus acciones en relación con los animales, pero los animales le fueron retirados porque la juez de primera instancia concluyó que “no puede estar a la guarda de seres vivos que merecen cuidado, protección y alimentación adecuada”.

La sentencia fue apelada por la propietaria quien reclamó la devolución de los perros bajo el argumento de que “no estaban sujetos a decomiso, restitución o embargo” y que ella no había sido condena.

El tribunal de apelaciones, sin embargo, confirmó la sentencia de primera instancia poniendo de relieve que los perros, y en general los animales, no son cosas sino “seres que sienten”.

“La categorización de los animales como sujetos de derechos, no significa que éstos son titulares de los mismos derechos que poseen los seres humanos, sino que se trata de reconocerles sus propios derechos como parte de la obligación de respeto a la vida y de su dignidad de 'ser sintiente'", escribieron los tres magistrados de apelaciones en este fallo que fue dado a conocer esta semana pero que fue emitido el pasado mes de noviembre.

En esta sentencia los magistrados citaron jurisprudencia argentina y el caso de la orangután Sandra, que se encuentra en el zoológico de Buenos Aires y a la que el juzgado N° 15 en lo Penal, Contravencional y de Faltas en Buenos Aires reconoció el derecho de ser representada como un sujeto de derechos. También citaron los códigos civiles francés y alemán que reconocen que los animales no son cosas, estableciendo que “si bien nuestro nuevo Código Civil (argentino) no recoge las nuevas posturas sobre el status de los animales y su art. 16 define que ‘los bienes materiales se llaman cosas’, lo cierto es que por su condición de seres vivos sintientes, excede su carácter patrimonial”.

Se trata de una decisión que protege a los animales y se acerca cada vez más al proyecto de reconocer derechos en no humanos.

Más información clarín.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net