El miércoles de esta semana una corte de Milán, Italia, sentenció a 11 antiguos ejecutivos de la empresa Pirelli, por homicidio relacionado con la muerte de 20 trabajadores que durante las décadas de 1970 y 1980 desarrollaron tumores por la exposición al asbesto mientras trabajaban en las fábricas de la empresa de neumáticos.

Los once ex ejecutivos fueron sentenciados con penas que alcanzan hasta los siete años y ocho meses de prisión.

Esta sentencia contrasta con la decisión que en noviembre de 2014 tomó la Corte de Casación de revertir la sentencia de 18 años de prisión al suizo Stephan Schmiedheiny por ocasionar la muerte de más de 3,00o personas, sentencia que había sido confirmado por una Corte de Apelaciones en junio de 2013.

El mencionado proceso inició en 2009, después de una investigación de más de cinco años sobre las muertes ocasionadas por el uso del asbesto, cuando más de 6,000 personas acusaron a Schmiedheiny y a su socio, el barón Jean-Louise Marie Ghislain de Cartier de Marchienne, dueños de la empresa Eternit que fabricaba materiales de construcción, de haber ocasionado la muerte de más de 3,000 trabajadores al haberlos expuesto a los nocivos efectos del amianto, del que el asbesto es una variante, conociendo los riesgos, sin haber informado a los trabajadores ni haberles proporcionado medidas de seguridad como guantes y mascarillas.

En este caso la Corte de Apelaciones confirmó la sentencia de menor instancia, elevando en dos años la sentencia de prisión, de 16 a 18 años. Confirmó también la compensación por decenas de millones euros a las víctimas.

Sin embargo, en última instancia la Corte de Casación desechó la sentencia de prisión contra Schmiedheiny bajo el argumento de que el primer veredicto se había emitido doce años después de ocurridos los hechos y que por tanto la acción ya había prescrito. Los cargos contra el belga Jean-Louise Marie Ghislain de Cartier de Marchienne, se desecharon por su fallecimiento en 2013 a la edad de 92 años.

De esta forma el veredicto de la Corte de Milán es importante pero para quedar en firme le falta un largo trecho que andar y no se puede descartar que tenga el mismo desenlace que el veredicto contra Schmiedheiny que fue el caso más grande procesado en contra de una multinacional por muertes relacionadas con el asbesto.

Más información Thelocal.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net