Con una votación de 7 contra 2, la Suprema Corte del estado de Oklahoma, Estados Unidos, falló el martes de esta semana que el monumento titulado Los Diez Mandamientos que se ubica en el capitolio de la Ciudad de Oklahoma, debe ser retirado por infringir el Artículo 2, sección 5 de la Constitución del estado que prohíbe el uso de propiedad pública para directa o indirectamente beneficiar “a una denominación eclesiástica o sistema religioso”.

La decisión ha generado una gran controversia con legisladores llamando incluso a iniciar proceso de juicio a por lo menos a tres de los siete ministros que votaron a favor de la retirada del monumento, por considerar que son “nada más que políticos en túnicas negras, disfrazados de juristas objetivos”. Así lo declaró el representante Kevin Calvey quien añadió que “este veredicto es la corte involucrada en un acoso judicial hacia los habitantes de Oklahoma, pura y simplemente” e hizo un llamado para que los ministros sean elegidos popularmente.

El fiscal general del estado, Scott Pruitt, consideró que el veredicto era “equivocado” y declaró que solicitaría que la Corte escuchara nuevamente el caso porque cree que lo entendieron mal. En esta solicitud argumentará que esta decisión se contrapone a otra decisión de 1972 de la Corte Suprema del estado en la que se permitió la construcción de una cruz latina de 50 pies de alto en propiedad pública de la Ciudad de Oklahoma durante una feria.

Además, el fiscal Pruitt dijo que esta decisión también pone en cuestionamiento muchos de los adornos en terreno del Capitolio del estado, específicamente arte nativo americano que puede tener simbolismo espiritual.

Es poco probable que la solicitud para escuchar nuevamente el caso prospere y de ser así, que cambie la opinión de la Corte por lo que se trata de un proceso que sólo retrasará el retiro del monumento religioso.

Pero en un adelanto de los hechos, el fiscal general Pruitt dijo que de fallar las instancias legales tendría que cambiarse la Constitución: “Si el Artículo2, Sección 5 va a ser interpretado de esta manera por la Corte, será necesario derogarlo”.

Para los conservadores representantes de Oklahoma, esta decisión es otro golpe a su sistema de creencias, como lo manifestó otro legislador, Mike Sanders, quien dijo: “Primero tenemos a la Corte Suprema de los Estados Unidos oponiéndose a una larga tradición sobre la ley matrimonial este mes. Ahora la Corte Suprema de Oklahoma falla sobre el monumento de Los Diez Mandamientos estableciendo que el monumento en el Capitolio es inconstitucional. No podemos y no soportaremos esto”. Así, hizo referencia a la decisión de la Suprema Corte de la semana pasada que declaró la constitucionalidad de los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Contrario a estas reacciones negativas hacia el fallo de esta semana, el director jurídico de la ACLU de Oklahoma, American Civil Liberties Union, dijo que estaba muy complacido con la decisión: “Pienso que es la decisión correcta que afirma el fundamental significado de la Constitución del estado que siempre ha defendido el principio de que no es asunto del gobierno decirnos cuáles son las elecciones correctas o equivocadas cuando se trata de cuestiones de fe”.

Por el tono de muchos legisladores conservadores del estado, el asunto puede seguir escalando.

Más información Newsok.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net