Debido a la sentencia adversa emitida el pasado 1º de mayo por la Corte de Apelaciones de Quebec, Canadá, sobre el uso del francés en las marcas comerciales, la ministra de cultura de la provincia francófona, Helene David, anunció este jueves que el gobierno está preparando reformas a la ley para que tiendas como Walmart, Gap o Best Buy incluyan palabras en francés en sus letreros de marcas comerciales.

Este asunto encuentra sus antecedentes en la Carta de la Lengua Francesa que en un apartado dispone: “En anuncios y carteles públicos y la publicidad comercial, lo siguiente puede aparecer exclusivamente en un idioma distinto del francés: la marca reconocida en el sentido de la Ley de Marcas, a menos que una versión en francés se haya registrado.”

Frente a la presión del órgano regulador de la lengua francesa, Office québécois de la langue française, OQLF, varias tiendas presentaron una moción para que el órgano judicial clarificara el alcance de la disposición. En todas las instancias la OQLF expuso que la exposición de los letreros con la marca registrada equivalía al nombre del negocio y que por tanto debían incluir palabras en francés como dispone la ley.

Todas las instancias concedieron la razón a los comerciantes. Así, la Corte de Apelaciones concluyó que ninguna de las marcas registradas equivalía al nombre de la empresa y que por tanto cumplían con la ley al exhibir sus marcas registradas en inglés por lo que no se le podía exigir que incluyeran palabras en inglés en dichos letreros.

A fin de no prolongar el proceso judicial, la ministra de justicia de Quebec, Stephanie Vallee, declaró el miércoles de esta semana que no apelarán el veredicto. Sin embargo, dijo que están trabajando en hacer los cambios legislativos necesarios para obligar a comercios como Walmart, Best Buy, Costco, Gap, Old Navy, Guess o Toys 'R' Us, para que en sus letreros incluyan palabras en francés.

“No se requerirá que se traduzca la marca comercial”, dijo la ministra de cultura. “Será más bien adicionar inscripciones en francés que tomen la forma y descripción de los productos o servicios, un slogan o, si se prefiere, la adición de una palabra genérica”, todo con la finalidad de “asegurar una presencia permanente y visible del francés en el exterior de los comercios”.

La semana pasada el ministro de Quebec, Philippe Couillard, había adelantado las intenciones de su gobierno de reforzar la ley. Ejemplificó sus intenciones con el caso de Starbucks, que añadió la palabra “café” a sus locales en la provincia.

La noticia no ha sido del agrado de los comerciantes quienes no solo ven esta imposición como un acoso que infringe sus derechos sino como una carga económica extra que podría terminar por forzar a grandes empresas a cerrar operaciones en el pequeño mercado de 8 millones de personas de Quebec.

De acuerdo con el primer ministro Philippe Couillard, se pretende que estas nuevas reglas estén totalmente vigentes en 2016.

Más información ipolitics.ca y mcmillan.ca

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net