Mediante comunicado de prensa se dio a conocer que el departamento de inmigración de Australia concedió la nacionalidad australiana al bebé Gammy, un niño con Síndrome de Down que nació hace un año en Tailandia mediante la subrogación de vientre y que fue abandonado en ese país por sus padres biológicos australianos.

En Australia la subrogación de vientre comercial es ilegal y por esa razón cada años cientos de parejas acuden a otros países como Tailandia para efectuar esta técnica y ser padres.

Pero el abandono de Gammy fue la ocasión que el gobierno de Tailandia encontró para vigilar más estrictamente el cumplimiento de la ley en la materia pues si bien sólo una mujer casada con por lo menos un hijo puede ser madre subrogada del hijo de familiares, es una práctica frecuente el que mujeres de escasos recursos se ofrezcan a llevar hijos de otras personas en su vientre a cambio de un pago.

En el caso particular de Gammy, los padres australianos decidieron sólo llevarse a su hermana gemela Pipah que nació sin el Síndrome de Down. Como de acuerdo con la ley tailandesa madre es quien alumbra, Gammy está ahora con la mujer que lo llevó en el vientre durante la gestación, Pattaramon Chanbua, una joven de 21 años con quien, sin embargo, no comparte información genética.

“El departamento (de inmigración) puede confirmar que la solicitud de nacionalidad australiana por ascendencia del bebé Gammy ha sido evaluada y que se encontraron todos los criterios para otorgársela”, declaró sobre el tema una vocera del departamento, sin añadir más comentarios.

La madre de Gammy, Pattaramon, a quien le dicen Goy, confirmó la noticia y dijo que recibió una llamada de la embajada de Australia en la que le pedían que fuera a recoger la documentación del niño en la que se otorga la nacionalidad.

Si bien ella no tiene planes de llevar a su hijo a Australia por el momento, declaró que con la ayuda de la organización australiana Hands Across the Water solicitó la nacionalidad para su hijo a fin de asegurar su futuro.

“Si toda mi familia muere, incluida yo, y Gammy se queda solo, por lo menos el gobierno australiano lo ayudará”.

La concesión de la nacionalidad a Gammy es un tema importante pues las leyes australianas en la materia son muy estrictas e incluso discriminatorias, negando la nacionalidad a niños nacidos en su territorio pero de padres extranjeros. Ahora Gammy tiene derecho al esquema de seguridad social australiano y a que se cubra el seguro de invalidez.

Si bien la acción de los padres biológicos de Gammy puede considerarse reprobable, no es ilegal, aunque las autoridades australianas han declarado que están investigando al padre, David Farnell, un ex convicto por abuso sexual, para asegurar el bienestar y seguridad de Pipah.

Más información Smh.com.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net