El gobierno central de China emitió esta semana un controvertido documento en el que expone que Hong Kong parece haber entendido mal la política de “un país, dos sistemas” y la Ley Básica que regula a la Región Administrativa Especial, pues pese a que los habitantes tienen la capacidad de elegir a sus representantes, es prerrogativa del gobierno central definir las políticas locales.

“El alto grado de independencia que goza Hong Kong queda supeditado a la autorización del gobierno central”, dice el documento que se ha publicado en diez idiomas. Lo anterior pese a que los artículos 12 y 14 de la Ley Fundamental de Hong Kong establecen que la Región gozará de una gran independencia, sin acotaciones.

Se trata de un documento que ha generado un serio debate en Hong Kong pues muchos lo ven como el intento del gobierno central de China de frenar el desarrollo político de esta región especial e incluso de un intento de interferir con la independencia judicial de la Región Administrativa.

El documento, o white paper, se expidió por el gobierno central diez días después de que manifestantes de la organización Occupy Central hicieran un llamado para obtener una mayor libertad política, sosteniendo un referéndum no oficial sobre la elección del jefe del ejecutivo para 2017.

Estas pretensiones fueron abordadas en el documento en el que se manifiesta categóricamente que pese a que en Hong Kong se elija al jefe del ejecutivo, éste deberá ser leal al gobierno central.

En Hong Kong el jefe del ejecutivo, que es el jefe de gobierno, se elige por un comité electoral que en marzo de 2012 estuvo conformado por 1,200 personas entre quienes se encontraban influyentes empresarios y otros ciudadanos prominentes, la mayoría de ellos leales al gobierno de Beijing.

Otro apartado del documento establece que son los jueces “quienes tienen sobre sus hombros la responsabilidad de entender e implementar correctamente la Ley Fundamental”, además de que los administradores tienen que cumplir con un requisito político esencial de amor al país. En China central, los jueces forman parte de la estructura ejecutiva por lo que son también llamados administradores.

Estas precisiones han sido interpretadas por la Barra de Abogados de Hong Kong como amenazas a la independencia judicial pues sostienen que los jueces de Hong Kong no pueden ser identificados como administradores porque de acuerdo con la Ley Fundamental, el poder judicial es independiente de los poderes ejecutivo y legislativo, además de que ese mismo ordenamiento dispone que la labor judicial se ejercerá de forma independiente y libre de cualquier interferencia.

La Barra de Abogados de Hong Kong se ha manifestado esta semana en contra del documento y por esta razón un abogado fue agredido al declarar que defendería la independencia judicial de la Región.

Por su parte el secretario de justicia, Rimsky Yuen Kwok-keung, ha declarado que no coincide con el punto de vista de la Barra de Abogados y que el documento emitido por el gobierno central debe ser leído desde un punto de vista positivo.

Por lo pronto las alertas se han encendido y no deberían descartarse nuevas manifestaciones en contra de esta interpretación del gobierno central chino sobre la autonomía de Hong Kong.

Más información SCMP

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net