Pago de dinero

Haciendo uso de su autoridad ejecutiva, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, estará instruyendo al Departamento del Trabajo para que se modifiquen las reglas respecto del pago de horas extra a fin de incluir a más trabajadores en este beneficio.

La facultad para que el presidente cambie las reglas laborales sin necesidad de aprobación del Congreso está conferida en la ley laboral, Fair Labor Standards Act, que data de 1938, y ha sido utilizada por varios presidentes.

Actualmente las normas para pagar tiempo extra disponen que no tienen derecho a él los trabajadores clasificados con actividades ejecutivas o profesionales y que ganen más de $455 dólares semanales. Bajo estas reglas muchos gerentes de tiendas de alimentos, programadores, técnicos, y similares no tienen derecho a recibir pago por horas extra de trabajo de manera tal que, por ejemplo, una persona que trabaja en la limpieza pero supervisa a otros empleados queda clasificado con actividades ejecutivas y como tal quedar exento del pago de horas extra.

Es así como se pretende cambiar la forma en que los patrones clasifican las actividades de los empleados para cerrar más las posibilidades de exentar de estos pagos por razón de trabajo ejecutivo o profesional, logrando que millones de empleados puedan incrementar sus ingresos por el pago de horas extra. Además se pretende incrementar el salario mínimo semanal de $455 dólares. En California este salario mínimo es de $640 dólares y será incrementado a $800 dólares en 2016.

La medida intenta generar una mayor equidad en el ingreso pues aunque después de la recesión que terminó en junio de 2009 las empresas han visto duplicadas sus ganancias, los trabajadores no han visto un incremento proporcional en sus salarios. De ahí que también la administración Obama pretenda presentar una propuesta para incrementar el salario mínimo federal de $7.25 dólares a $10.10 dólares por hora.

La propuesta para cambiar las reglas en materia de horario extraordinario estarán sujetas a comentarios y analistas prevén que, como reta la oposición de los republicanos en el Congreso, de ser muy fuertes los ataques, el Departamento del Trabajo podría retirar la propuesta por razones políticas.

Más información NY Times

miabogadoenlinea.net

Imagen de FreeDigitalPhotos.net