En un evento organizado en la ONU por el presidente de Gabón, Ali Bongo Ondimba, y el ministro de asuntos exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, se alertó una vez más a las naciones sobre la caza furtiva y el tráfico ilegal de animales, actos que constituyen delitos transnacionales de escala masiva.

 

El director ejecutivo de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito, UNODC, Yuri Fedotov, pidió redoblar los esfuerzos de cada nación para combatir a las organizaciones criminales dedicadas a estas actividades delictivas.

 

“Los cazadores furtivos y otros criminales están llevando al borde de la extinción a elefantes, rinocerontes, tigres y otras muchas especies en todo el mundo”, señaló. “Estos delincuentes están destruyendo la subsistencia local, alterando ecosistemas frágiles y obstaculizando el desarrollo social y económico”.

 

Por lo anterior se pidió a los estados a tipificar la caza furtiva y el tráfico ilegal de animales como delitos graves, fortaleciendo las legislaciones nacionales y sistemas de justicia penal para reducir el tráfico ilegal de vida silvestre.

 

Aunado a lo anterior se pidió una mayor concientización de la devastación que ocasiona el mercado de marfil, cuernos de rinoceronte, carne producto de animales cazados furtivamente, loros exóticos y aletas de tiburón, para que los consumidores conozcan que se trata de delitos que dejan muchas víctimas.

 

 

Más información Unodc.org

 

www.miabogadoenlinea.net