Una corte en Douai, Francia, negó la extradición de un coronel ruandés de 77 años de edad requerido en Ruanda para responder por crímenes cometidos durante el genocidio de 1994.

 

Se trata Laurent Serubuga, un hutu contra quien el año pasado Ruanda emitió orden de arresto internacional, razón por la cual fue arrestado el pasado mes de julio en el norte de Francia.

 

La negativa de extradición la fundamentó el tribunal francés en que al momento de haberse cometido los delitos por los que Serubuga es requerido, ni el genocidio ni los crímenes contra la humanidad estaban tipificados en la codificación penal de Ruanda y en Francia se dispone que no se puede aplicar leyes de manera retroactiva en perjuicio de persona alguna. Por tanto, la petición de extradición carece de fundamento.

 

El abogado que  en este caso representó los intereses de Ruanda, Gilles Paruelle, no se mostró sorprendido con la decisión pues explicó que otros tribunales han rechazado por estas mismas razones otras solicitudes de extradición.

 

Sin embargo el año pasado una corte en Rouen si autorizó la extradición solicitada por Ruanda en contra de Claude Muhayimana, un hombre de 51 años con doble nacionalidad, ruandesa y francesa, requerido para responder de crímenes contra la humanidad cometidos durante el genocidio de 1994.

 

Bajo el principio de jurisdicción universal, otras naciones europeas como los Países Bajos, han iniciado procesos en contra de responsables del genocidio de 1994 que enfrentó a hutus contra tutsis y hutus moderados y que significó la muerte de más de 800,000 personas. La jurisdicción universal procede cuando la persona no ha sido procesada en el país donde cometió los delitos que se le imputan.

 

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net