La propuesta de Brasil, Colombia y Ecuador en la Convención sobre el Comercio Internacional de Flora y Fauna, CITES, recibió buena acogida por lo que ahora hay una mayor protección a las mantarrayas.

 

Con 93 votos a favor, 23 en contra y 7 abstenciones se incluyó por primera vez en el Apéndice 2 del documento a la especie de las mantarrayas como una de las especies amenazadas a escala mundial.

 

En el Apéndice 2 se incluyen los animales que no están necesariamente amenazados de extinción pero que podrían estarlo a menos que se controle estrictamente su comercio. Las mantarrayas son de las especies menos fecundas de los elasmobranquios, con una sola cría cada dos o tres años.

 

Pese al valor indirecto de 140 millones de dólares que representan a la industria del turismo, solo en unos cuantos países se encuentran protegidas y las especies migratorias carecen de protección en aguas internacionales y así, como resultado de la pesca muchas poblaciones están disminuyendo rápidamente.

 

Como otras especies de animales, para algunas culturas, específicamente la china, las branquiespinas de las mantarrayas son utilizados como tónicos para la salud.

 

Actualmente se está celebrando la 16° reunión de la Conferencia de las Partes en Bangkok, Tailandia, encuentro que finalizará mañana 14 de marzo.

 

Si bien los estado miembros de la Convención han acordado extender la protección a ciertas especies como las mantarrayas y algunas especies de tiburones como el martillo, también se han negado a extender protección a otras especies en peligro de extinción como los osos polares.

 

Actualmente los osos polares están enlistados en el referido Apéndice 2 sobre especies con posibilidad de estar en peligro de extinción. Estados Unidos y Rusia habían presentado una propuesta para enlistarlos como especies en peligro de extinción y prohibir totalmente su comercialización, pero la misma fue rechazada por cuatro votos, entre ellos el de Groenlandia y Noruega, países en donde los habitantes inuit cazan osos polares como medio de subsistencia.

 

La CITES somete el comercio internacional de especímenes de determinadas especies a ciertos controles, de manera que la importación, exportación, reexportación o introducción procedente del mar de especies amparadas pos la Convención debe autorizarse mediante un sistema de concesión de licencias.

 

 

Más información El Comercio

 

www.miabogadoenlinea.net