El Congreso Popular de China aprobó el viernes de la semana pasada una reforma por la cual se obliga a los hijos a visitar “frecuentemente” a sus padres.

 

La disposición no especifica qué debe entenderse por frecuentemente pero faculta a los padres ancianos a llevar a juicio a sus hijos que no los visiten.

 

Mediante esta disposición se pretende eliminar el problema que es cada vez más cotidiano de padres abandonados por sus hijos o abusados por ellos para hacerse del control de sus bienes.

 

Se trata de un problema creciente de acuerdo con la prensa, obedece a las tres décadas de reformas económicas que aceleraron el cambio del modelo familiar de familia extensa a familias pequeñas, aunado a la política de un solo hijo y al crecimiento de la expectativa de vida de 41 años a 73 en los últimos cincuenta años.

 

Ahora China enfrenta el crecimiento de la población de ancianos, lo que es una amenaza a la estabilidad económica y social del país pues implica que la población en edad productiva cada vez más reducida tendrá que sostener a la creciente población de adultos mayores.

 

Por el momento esta ley no deja a la buena voluntad de los hijos la obligación de visitar a los padres, sino que por ministerio de ley ordena las visitas de hijos a padres, con el riesgo de que de no hacerlo pueda ser un juez quien disponga las visitas y su frecuencia.

 

 

Más información South China Morning Post

 

www.miabogadoenlinea.net