La Oficina de la ONU contra las Drogas y el Crimen, UNODC, lanzó este lunes una campaña contra el crimen organizado, que mediante videos y fichas técnicas dirigidas a los medios de comunicación ilustra el costo financiero del crimen organizado en el mundo.

 

De acuerdo con Yuri Fedotov, director ejecutivo de UNODC, al tratarse de un flagelo que afecta cada región del mundo, el reto para combatirlo es llamar a la atención pública para explicar las decisiones y las políticas públicas que se aplican en su combate.

 

De acuerdo con cifras de esta Oficina, el crimen organizado representa en el mundo unos $870 mil millones de dólares anuales, cifra seis veces mayor que el monto oficial de asistencia para el desarrollo y equivalente al 7 por ciento de las exportaciones de mercancías en el mundo.

 

El tráfico de drogas es el delito más lucrativo para los criminales, estimado en $320 mil millones de dólares al año. El tráfico de personas representa $32 mil millones de dólares anuales y algunos estimados valúan el tráfico de migrantes en $7 mil millones de dólares por año.

 

Los delitos medioambientales también fueron considerados en estos estimados: tráfico de madera derivado de la tala ilegal de árboles genera ingresos por $3.5 mil millones de dólares solamente en el Sureste de Asia, mientras que el tráfico de marfil de colmillos de elefante, cuernos de rinocerontes y partes de tigres de África y Asia produce $75 mil millones de dólares al año.

 

La piratería también es un lucrativo negocio para el crimen organizado, representando unos $250 mil millones de dólares al año.

 

El costo real del crimen organizado, sin embargo, se traduce en el costo humano para las sociedades. Cada año, incontables vidas se pierden por problemas de salud relacionados con la ingesta de drogas, por la violencia y muertes por armas de fuego, entre otras causas. Adicionalmente, unos 2.4 millones de personas son víctimas del tráfico de personas.

 

La campaña de la UNODC puntualiza que el crimen organizado desestabiliza países y regiones, debilita la asistencia humanitaria e incrementa localmente la corrupción, la extorsión, la intimidación y la violencia.

 

Para la reflexión, esta campaña enfatiza en que donde hay crimen organizado alguien termina sufriendo y siempre hay una víctima.

 

 

Más información ONU

 

www.miabogadoenlinea.net