Con fundamento en una controvertida ley antiterrorista, un juez de Etiopía encontró culpable a un trabajador de la ONU de terrorismo y lo condenó a siete años de prisión.

 

Se trata de Abdurahman Sheikh Hassan, un guardia de la ONU quien participó en el grupo de negociación para la liberación de dos trabajadores de la ONU secuestrados por el grupo separatista Frente de Liberación Nacional Ogaden, ONLF, por sus siglas en inglés.

 

El juez consideró que prestando sus funciones como intermediario, proporcionó información al grupo calificado de terrorista por el gobierno etiope, con la intención de prestarles ayuda.

 

En su veredicto el juez Mulugeta Kidane dijo que este funcionario de la ONU en la región de Ogaden y de Somalia no había podido demostrar de manera certera que no tiene vínculos con Frente de Liberación Nacional Ogaden.

 

Abdurahman Sheikh Hassan además fue encontrado culpable de colaborar con Sherif Badio, un hombre que ha sido señalado como uno de los líderes de ONLF y quien fue juzgado en ausencia y sentenciado a cadena perpetua.

 

Desde 1984 este grupo ha luchado por la independencia de la región de Ogaden que es fronteriza con una también convulsionada región de Somalia.

Para combatir a este grupo el gobierno etiope aprobó la ley antiterrorismo que ha sido tachada de ser muy ambigua.

 

Bajo esta ley se han sentenciado a diversas personas, incluyendo a dos periodistas suecos, por colaborar con el grupo terrorista y actualmente 24 personas están siendo juzgadas, una de ellas el periodista Eskinder Nega quien publicó un reportaje que cuestionaba los arrestos bajo esta ley. Este periodista podría enfrentar la pena de muerte de ser encontrado culpable.

 

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net