Este lunes dio inicio en Oslo, Noruega, el juicio en contra de Anders Behring Breivik, a quien se responsabiliza de la masacre del pasado 22 de julio en ese país en la que ocho personas murieron y 209 resultaron heridas por la detonación de una bomba en Oslo y otras 69 personas murieron y 33 fueron heridas en la isla de Utoeya.

 

Anders Breivik declaró que reconocía haber cometido los actos que se le imputan, pero no la responsabilidad penal pues sostiene que actuó en defensa propia.

 

De acuerdo con el abogado de Breivik, su cliente sostiene que se libra una guerra en su país y en Europa contra el multiculturalismo y por tanto sus actos fueron pare defender a su nación de la amenaza que se cierne sobre ellos.

 

Durante esta primera audiencia Breivik dijo que no reconocía la jurisdicción de  esa corte ni de los tribunales noruegos por haber recibido su mandato de partidos políticos que apoyan el multiculturalismo y añadió que particularmente no reconoce la competencia de la juez Wenche Elisabeth Arntzen por ser amiga del ex primer ministro Gro Harlem Brundtland, del partido laboralista.

 

Para Breivik el partido laboralista apoya la inmigración en Noruega y precisamente por ello eligió como blanco el campamento de jóvenes de ese partido que se celebraba en la isla de Utoeya.

 

Durante los argumentos de apertura, la fiscalía leyó los cargos que se imputan a este hombre y relató detalladamente como había sido asesinada o herida cada una de las víctimas de los ataques, señalando que esos actos habían sido generadores de miedo en la sociedad, y que el acusado había cometido crímenes muy serios en una escala que no se había experimentado en el país en tiempos modernos.

 

De acuerdo con testigos, Breivik no mostró emoción alguna durante la presentación de la fiscalía lo que señala que no siente remordimientos. Sin embargo trascendió que Breivik lloró durante la etapa final de la apertura de la defensa, cuando se mostró un video que realizó y que publicó en la red poco antes de los ataques y en el que durante 12 minutos expone los peligros del multiculturalismo y del aumento de la población musulmana. Su abogado declaró que sus lágrimas pudieron haberse debido a que él considera que se libra una guerra en el país.

 

Anders Breivik fue considerado en una primera evaluación psiquiátrica afectado de sus de sus facultades mentales. Pero ese estudio fue refutado por una segunda evaluación publicada la semana pasada y que concluye que se encuentra en perfecto estado de salud mental, conclusión que es apoyada por el mismo Breivik.

 

Sin embargo será en la corte donde se considere si este hombre padece de alguna enfermedad mental o no. De declararse sano mentalmente podría enfrentar hasta 21 años de prisión, tiempo que puede prolongarse si se considera que presenta peligro para la sociedad.

 

La televisión de Noruega está autorizada a transmitir partes del juicio, pero definitivamente no podrá transmitirse ni el testimonio de Breivik ni de sus testigos de descargo a fin de no dar mayor publicidad a sus ideas.

 

La policía tuvo que resguardar la zona cercana a donde se efectúa el juicio y adaptar la sala para separar mediante un vidrio de seguridad a Breivik del público y familiares de sus víctimas en este juicio que se considera el más importante de la historia reciente de Noruega.

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net