Para evitar advertencia sobre riesgo de cáncer en el café, proponen reforma de ley en California

Taza de café, lentes, periódico

El día de ayer se efectuó una audiencia pública respecto de una propuesta de reforma a la ley que en el estado de California obliga a hacer advertencias en productos sobre riesgos de cáncer a fin de exceptuar de ella al café.

Se trata de la Ley de Seguridad del Agua Potable y de Aplicación de Sustancias Tóxicas que obliga a los comercios a alertar a los consumidores mediante el etiquetado de la exposición a alguno de los más de 900 químicos enlistados. Es conocida como Propuesta 65, Prop 65, y fue aprobada en 1986 con el objetivo de alertar a los consumidores californianos sobre agua contaminada.

Gracias a esta ley, la industria refresquera, por lo menos en Estados Unidos, eliminó de sus productos el químico 4-metilimidazol que da color caramelo a los alimentos y que está asociado con riesgo de padecer cáncer, y el formaldehído contenido en cosméticos.

Uno de los más de 900 químicos listados en la ley californiana es la acrilamida, una sustancia química que se usa principalmente para hacer compuestos químicos llamados copolímeros de poliacrilamida y de acrilamida que se usan en muchos procesos industriales como la producción de papel, de tintes y plásticos, y en el tratamiento del agua potable y de aguas residuales, incluidas las aguas negras. También se encuentran en productos de consumo, tales como selladores (masilla, enmasillado o calafateo), envases de alimentos y algunos adhesivos.

Con información de la web del Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos, la acrilamida se encuentra también en algunos alimentos ya que puede producirse cuando las verduras que contienen el aminoácido asparagina, como las papas, se calientan a altas temperaturas en la presencia de algunos azúcares. Así, se ha encontrado que los alimentos procesados que son la fuente principal de acrilamida son las papitas fritas; galletas y pan; cereales para desayuno; aceitunas negras en lata y jugo de ciruela y café.

En el café la acrilamida aparece cuando se tuesta el grano de café y por esta razón la organización Council for Education and Research on Toxics presentó en 2010 ante tribunales californianos una acción civil para exigir que se alertara a los bebedores de café del riesgo de cáncer en sus bebidas.

El pasado mes de abril, el juez Elihu M. Berle, del Tribunal Superior del Condado de Los Ángeles, concluyó que los demandados, más de 90 empresas, no probaron durante el proceso que el café contenga algún beneficio a la salud humana ni que existen sólidas consideraciones en materia de salud pública que respalden un nivel de riesgo alternativo de acrilamida en el café y ordenó que estas empresas, como Starbucks y Dunkin’ Donuts, etiquetaran el café con advertencia de riesgo de cáncer.

Dictada la sentencia, en junio, la Organización Mundial de la Salud concluyó que hay evidencia insuficiente sobre el riesgo de cáncer por consumo de acrilamida en el café debido a la baja concentración del químico y que, por el contrario, esta bebida puede reportar algunos beneficios para la salud.

Por tratarse del café, una de las bebidas más ingeridas por las personas en el mundo, la noticia causó alarma entre los productores ya que, si bien la sentencia obliga solo en California, la ley ha tenido enorme trascendencia en los Estados Unidos (y en el mundo), debido al gran mercado que es California.

Como respuesta a la sentencia, legisladores californianos, preocupados por una excesiva advertencia sobre riesgos a la salud, decidieron presentar una iniciativa de reformas para exceptuar al café y exponer que la exposición a químicos en la lista de carcinógenos “que son producidos como parte de y son inherentes al proceso de tostado de los granos de café y preparación del café no representan riesgos significativos de cáncer”.

Se espera que esta reforma sea aprobada y quede vigente durante el próximo mes de noviembre, lo que evitaría que se litigue en contra establecimientos que sirven diariamente café por no contener etiquetas informativas.

Si bien la Prop 65 ha sido usada para múltiples litigios en contra de empresas por productos como sábanas, kombucha, auriculares o chocolate, también ha servido para responsabilizarlas por ocultar información, como el fallo de la semana pasada cuando un jurado en san Francisco adjudicó una millonaria compensación a Dewayne Johnson, un jardinero enfermo de cáncer, por la falta de advertencia de riesgos de cáncer por el uso del herbicida Roundup de Monsanto.

Ya veremos qué sucede respecto del café, aunque lo cierto es que muy pocos han (hemos) renunciado a una rica taza mañanera de esta bebida.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Additional information