Mujeres en India ganan el derecho a sentarse

Sillas vacías

El gobierno del estado de Kerala, India, anunció que propondrá reformas a la legislación laboral vigente para obligar a los patrones a permitir a sus empleadas sentarse dentro del turno de trabajo, el que no podrá exceder de 8 horas diarias.

Se trata de una noticia que puede llegar a sonar absurda, pero que pone de manifiesto que en muchos lugares siguen prevaleciendo pésimas condiciones laborales en las que a los empleados se les niegan los más elementales derechos humanos.

El cambio de disposiciones anunciadas por el gobierno de Kerala son resultado de una lucha que inició hace ocho años, cuando P Viji empezó a manifestarse por el derecho de las empleadas de tiendas de saris a sentarse dentro del turno de trabajo, que puede ser de entre 10 y 12 horas diarias. Su protesta inició cuando una de sus compañeras fue multada con parte de su sueldo por haberse reclinado en una pared mientras vendía un sari.

P Viji fundó el sindicato Amtu, cuyo objetivo es “irippu samara”, que significa el derecho a sentarse en malayo y que implica no solo el poder sentarse dentro del turno de trabajo, sino el que les permitan subir a los elevadores de las tiendas, lo que ahora no pueden hacer porque a los clientes les disgusta compartir el espacio con las vendedoras, quienes deben subir y bajar escaleras cada vez que hacen una venta.

En las demandas también se pide que se les permita ir al baño con mayor frecuencia. “Las mujeres son cuidadosas de no tomar mucha agua porque no pueden ir al sanitario cuando quieren. Enferman de infecciones en vías urinarias y de problemas de riñón. Tienen venas varicosas y dolor de articulaciones por estar paradas. Nos llevó un largo tiempo para que el gobierno prestara atención a este problema”, declaró a los medios P Viji.

Habiendo llamado finalmente la atención del gobierno, el pasado 4 de julio se anunciaron las reformas a la ley actual que no especifica los derechos que tienen los empleados de ventas. Así, según el anuncio, la reforma dispone que el salario mínimo será de 10,000 rupias (US$146); jornadas de trabajo diarias de máximo ocho horas; un receso para comer cuya duración aun debe ser definida; una silla o banco; y, un receso a media tarde para el té.

Hasta el momento se trata de un anuncio, pues la reforma laboral aún no ha sido presentada, debatida ni aprobada. Esperemos que no queda en promesas vacías y que el anuncio se concrete en un verdadero cambio legislativo, con la posibilidad de las trabajadoras de exigir su cumplimiento ante los tribunales.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Additional information