Tribunal japonés ordena reposición de proceso de convicto fallecido

Mazo judicial

La Corte de Distrito de Orsu en la prefectura de Shiga, Japón, ha ordenado la reposición del proceso a un hombre sentenciado a cadena perpetua por homicidio, fallecido en 2011.

Se trata de Hiromu Sakahara quien en 1995 fue encontrado culpable del homicidio en 1984 de Hatsu Ikemoto, una mujer de 69 años gerente de una tienda de licores. La sentencia dictada fue de cadena perpetua y fue confirmada por el tribunal superior y por la Suprema Corte en 2000.

Hiromu Sakahara solicitó la reposición del proceso alegando que la confesión que rindió, y que fue la mayor evidencia en su contra, fue obtenida después de haber sido golpeado y amenazado por los policías que llevaron el caso.

En 2011 el Tribunal Superior de Osaka rechazó su petición y ese mismo año Sakahara falleció. En 2012 su familia presentó una nueva petición para reponer el proceso con fundamento en nueva evidencia forense.

Según esta evidencia, las heridas de la víctima no corresponden con la forma en que Sakahara confesó haberla matado, ya que las heridas revelan que fue golpeada, puesta bocarriba y estrangulada, mientras que Sakahara confesó haberla estrangulado por detrás.

Esta semana, la Corte de Distrito de Orsu ha aceptado la petición de la reposición del proceso aceptando la nueva evidencia forense y la que señala que la confesión del sentenciado fue obtenida bajo coacción. Durante el proceso que lo llevó a la condena, la evidencia más fuerte en su contra fue, precisamente, la confesión.

Según el Japan Times, esta es la primera vez que un tribunal concede en Japón la reposición del proceso de una persona que ya ha fallecido.

Esta decisión admite apelación.

Más información japantimes.co.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Additional information