Corte Europea desecha demanda de autor de la masacre de Noruega

Fachada de la Corte Europea de Derechos Humanos

La semana pasada, la Corte Europea de Derechos Humanos desechó la petición presentada por Anders Behring Breivik, responsable de la masacre de Noruega de 2011, en que se quejaba de las condiciones inhumanas de su reclusión en una prisión noruega.

Anders Behring Breivik fue sentenciado a 21 años de prisión, pena máxima en Noruega, por la muerte de 77 personas en Oslo y en la isla de Utoeya el 22 de julio de 2011, la mayoría de ellos jóvenes que asistían a un campamento juvenil del partido laboralista.

Por la peligrosidad que representa respecto de sus ideas, Breivik, quien cambió su nombre e Fjotolf Hansen, ha sido recluido en una prisión de máxima seguridad donde se le ha limitado el número de visitas y su relación con los demás internos.

Por esta reclusión, Breivik y sus abogados demandaron ante el poder judicial noruego condiciones inhumanas de aislamiento. Cuando su caso no prosperó en el país nórdico, decidieron presentarlo ante la Corte Europea de Derechos Humanos, argumentando que el confinamiento en solitario viola los artículos 3 y 8 de la Convención Europea de Derechos Humanos, el primero protegiendo en contra de tratos crueles e inhumanos y el segundo concediendo el derecho a la vida privada y familiar.

La Corte Europea desechó el caso calificándolo de infundado al no haber encontrado violación alguna a los derechos de Breivik.

Sobre el tema las autoridades noruegas han declarado que no se le otorga un tratamiento inhumano, sino uno especial, pues usa tres celdas, cada una de más de 10 metros cuadrados, con acceso a televisión, equipo de DVD, computadora y un gimnasio, con contacto regular con guardias, abogados y los pocos familiares que lo han ido a visitar, como lo hizo su madre hasta su fallecimiento en 2013. Sin embargo, no tiene acceso a Internet, su correspondencia es revisada y no tiene contacto con los demás internos.

Sobre el último punto, es interesante señalar que los internos de la prisión de Skien pidieron que se terminara el aislamiento de Breivik pues sostenían que desde que este había llegado a la prisión se hicieron recortes presupuestales para mantenerlo confinado en solitario.

Desde que inició su reclusión, Breivik se ha quejado del trato inhumano recibido e incluso escribió una carta amenazando con iniciar una huelga de hambre si no se mejoraban sus condiciones y pidiendo, entre otros, una silla más cómoda, una consola de PlayStation actualizada y videojuegos para adultos.

Antes de la presentación del caso ante la Corte Europea de Derechos Humanos, el abogado que lo defendió desde el inicio, Geir Lippestad, anunció que debido a las “demandas poco realistas” de su defendido, dejaba de representarlo. “Ha habido discrepancias entre las expectativas que Breivik tiene y lo que es prudente para nosotros ofrecerle”, manifestó en su momento el abogado. La estafeta de su representación fue tomada por el abogado Øystein Storrvik quien alcanzó la fama por la defensa de Davis Toska, quien ideó el plan para realizar el mayor robo perpetrado en Noruega hasta la fecha.

Ahora se han agotado todas las instancias para Breivik y los familiares de sus víctimas esperan que con ello dejen de escuchar su nombre por un buen tiempo.

Más información thelocal.no / echr-coe.int

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Additional information