Baja de docente acosada por alumnos, es accidente de trabajo en España

Salón de clases vacío

En España, la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León confirmó una sentencia que califica como accidente laboral la baja de una maestra por el acoso que sufrió de parte de sus alumnos.

Se trata de una docente que recibió la baja laboral el 9 de enero de 2017 tras haber sufrido estados de ansiedad y alteración mental mientras prestaba sus servicios en una escuela secundaria de la ciudad de Valladolid. El juzgado de primera instancia concluyó que estos estados eran derivados del trabajo y, por tanto, accidente laboral, a lo que se opuso el organismo de seguridad social.

Así, mediante la presentación de un recurso de suplicación en materia laboral ante la Sala de Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, el instituto de seguridad social y la tesorería se opusieron a la clasificación a fin de evitar el pago de las prestaciones que derivan de los accidentes de trabajo.

Sin embargo, la Sala de lo Social confirmó la sentencia considerando “incuestionable” la presencia de “una situación de violencia en el trabajo que ha generado el estado de ansiedad y alteración mental desencadenante del proceso de baja iniciado el 9 de enero de 2017”.

Durante el proceso se conoció que esta profesora del Instituto Conde de Lucanor de Peñafiel en Valladolid tuvo que lidiar con alumnos difíciles durante el periodo escolar 2016-2017, habiendo escrito múltiples reportes sobre la falta de disciplina. Uno de los alumnos fue particularmente difícil pues interrumpía las clases, movía las persianas, entraba y salía del salón sin permiso, aplaudía y faltaba el respeto a la profesora. Incluso se relató que una vez, cuando ella le advirtió de un nuevo reporte que podría terminar con su expulsión, él le respondió “tú te vas a ir antes que yo, ya lo verás” y le narró cómo había logrado que otra profesora renunciara. Este alumno fue condenado por el Juzgado de Menores de Valladolid por un delito leve de amenazas a la profesora.

Para los magistrados, “resulta acreditado que no existe factor extraño al trabajo que haya generado o desencadenado el proceso de baja médica sobre cuya contingencia se controvierte” y asegura que “cualquier hombre medio sometido a la presión, agresividad y violencias verbales a las que fue sometida la profesora durante su tiempo de trabajo, hubiera padecido las alteraciones psíquicas en ellas descritas durante su tiempo de trabajo”.

Derivado de esta decisión, los alumnos del instituto de Valladolid deben sentir mucha vergüenza por sus actos y comportamiento y si no la sienten, quizá es momento que los ayuden a madurar.

Más información elnortedecastilla.es

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o toal concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Additional information