Facebook es vencido en Italia por un pequeño sitio web

Manos sobre teclado de computadora

Un sitio web italiano dedicado a los escaladores ganó una batalla legal a Facebook al haberse declarado por la oficina de marcas que es “altamente improbable” que su nombre, Climbook, sea confundido con Facebook.

Climbook fue fundado en 2008 por el guía de montaña Alessandro Lamberti. Es un sitio en el que se describen las rutas para escalar montañas en varias partes del mundo y en el que los que practican este deporte tienen la oportunidad de intercambiar puntos de vista.

Para Facebook, Climbook, que tiene unos 2,000 usuarios, es muy similar en diseño “estructural, visual y fonético”, además de que ofrece servicios “parcialmente similares” a los suyos, lo que podría confundir a los usuarios. Para confirmar su objeción a Climbook, Facebook describió a sus usuarios promedio como “caracterizados por un nivel medio de atención, prudencia y circunspección”.

Facebook presentó en 2015 la controversia ante la oficina de patentes y marcas del Ministerio de Desarrollo Económico de Italia. Para responder a esta controversia, Lamberti pidió a sus usuarios que lo apoyaran económicamente para asumir los costos legales.

La controversia ha tomado hasta el momento más de dos años, terminando parcialmente con una resolución favorable para Lamberti, pues la oficina italiana de patentes y marcas concluyó que es “altamente improbable” que los indiscretos y poco prudentes usuarios de Facebook confundan esa red social con Climbook.

Se trata de una resolución que de momento permite a Climbook seguir usando su nombre, aunque nada garantiza que Facebook no intente continuar su persecución para evitar que en la red se vuelva a usar algún nombre terminado en “book” o iniciado en “face”.

“Quizá era la arrogancia del poderoso o quizá solo una rutina, pero el hecho es que esta vez el gigante debe inclinar su cabeza y nosotros podemos mantener nuestro Climbook”, escribió en el sitio Lamberti tras conocer la decisión.

No es la primera vez que un gigante va tras un pequeño por lo que considera invasión a su marca. En 2013 Apple combatió a una cafetería, Apfelkind, por el registro de su logo y en 2014 a un diseñador español por las playeras “Toperita” que tenían la imagen de una pera mordida.

Los herederos de J.R.R. Tolkien también han tratado de avasallar a pequeños lugares que hacen alguna referencia a la obra de este autor británico, como sucedió cuando se enfrentaron a un pequeño pub inglés llamado The Hobbit.

En 2010, Facebook inició acción legal en contra de un sitio especializado para maestros que estaba por ser lanzado con el nombre Teachbook. Por los gastos legales que el enfrentamiento implicó, en 2012 el sitio accedió a cambiar de nombre a TeachQuest con lo que Facebook se bajó de su espalda y lo dejó operar.

Chanel, por su parte, para evitar que su marca se haga de uso corriente y pierdan con ello el registro, demandó en Australia a una chocolatería por su producto Chocolate @ No.5.

Por el uso de la palabra Charbucks para designar a un café muy tostado, Starbucks demandó a una pequeña productora de café de New Hampshire, Estados Unidos, llamada Black Bear Micro Roastery.

En Tailandia, Starbucks también defendió no solo su nombre sino su logo ante una cafetería local llamada Starbung. En ese caso, aunque el dueño de Starbubg decía que su logo era muy diferente al de Starbucks por ser “musulmán”, la oficina de patentes y marcas de Tailandia no tuvo que hacer grandes esfuerzos para apreciar las semejanzas entre ambos logos.

Más información thelocal.it

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Additional information