Suprema Corte de Israel rechaza petición para silenciar a la policía en caso Netanyahu

Lupa sobre carpeta que dice secret

Este lunes, la Corte Suprema de Israel concluyó que respecto de la investigación por corrupción que se sigue en contra del primer ministro Benjamín Netanyahu, la policía puede hacer públicas sus conclusiones.

Benjamín Netanyahu y su esposa Sara han sido investigados desde hace un año por presuntos actos de corrupción. Se trata de dos casos, el primero que se identifica como Caso 1000 en el que se sospecha que los Netanyahu recibieron regalos ilegales de benefactores millonarios, incluidos cigarros y botellas de champagne valuados en cientos de miles de shekels provenientes del productor de Hollywood Arnon Milchan.

El segundo caso, Caso 2000, investiga si el primer ministro llegó a un acuerdo con el editor del periódico Yedioth Ahronoth, favorable al gobierno, para debilitar al diario rival a cambio de una cobertura favorable del Yedioth.

En esta situación hay dos temas a considerar. Primero, conforme a la ley vigente, solo el fiscal general, actualmente Avichai Mandelblit, puede presentar acusación penal en contra del primer ministro en funciones.

Segundo, la ley permite que la policía haga públicas las conclusiones de sus investigaciones y sus recomendaciones a la fiscalía para presentar cargos. Sin embargo, en diciembre, el Knesset, poder legislativo de Israel, aprobó una ley según la cual tratándose de investigaciones a funcionarios públicos y casos de alto perfil la policía no puede hacer pública la información de las investigaciones. La ley no incluye las investigaciones de Netanyahu, iniciadas hace un año.

El abogado Yossi Fuchs, simpatizante del gobierno de derecha de Netanyahu, pidió a la Suprema Corte que evitara que la policía publicara o comentara sobre los resultados de las investigaciones de la policía sobre los casos de corrupción que implican al primer ministro. Su razonamiento era que el fiscal general debe tomar la decisión de proceder o no legalmente en contra del gobernante sin la presión pública.

La Suprema Corte, sin embargo, concluyó que la ley aprobada en diciembre por el Knesset no es retroactiva y que “no hay razones para interferir”, por lo que la policía, que alegó que no publica opiniones sino conclusiones basadas en evidencia, puede hacer pública su recomendación para presentar cargos.

La semana pasada, el comisionado de la Policía, Roni Alsheich, declaró que los oficiales encargados de las investigaciones en los casos que involucran al primer ministro habían sido presionados después de que “figuras poderosas” hubieran contratado investigadores privados para investigar a los policías y usar información para desacreditarlos en caso de que recomendaran al fiscal la presentación de cargos.

Como respuesta, Benjamín Netanyahu declaró que se trataba de afirmaciones “falsas e indignantes”, que debían ser investigadas, pero que ponían duda sobre la objetividad de los investigadores y la integridad de toda la investigación realizada en su contra.

Con esta decisión judicial se espera que en los próximos días se presente la recomendación de presentar cargos y que el primer ministro sea imputado por lo menos de un cargo de corrupción.

Más información timesofisrael.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Additional information