Caricatura sobre sexting y el delito

 

Anthony Weiner, el político demócrata caído en desgracia y actualmente procesado por “sextear” con menores de edad, y una de las causas que Hillary Clinton menciona en su libro What Happened por las que ella perdió la elección presidencial, será sentenciado el próximo 25 de septiembre.

Casado con una de las principales colaboradoras de Hillary Clinton, Huma Abedin, Anthony Weiner fue miembro de la Cámara de Representantes hasta junio de 2011 cuando tuvo que renunciar al haberse hecho pública las imágenes sexualmente explícitas que envió a una menor de edad. Se trata del fenómeno conocido como “sexting” por el cual, generalmente adolescentes, envían por sus teléfonos celulares imágenes explícitas.

Pese al escándalo, Weiner logró salvar su matrimonio y se pensaba que había aprendido la lección. Pero no fue así. En septiembre de 2016 una adolescente de 15 años hizo públicas fotografías sexuales del exdiputado, lo que derivó en una investigación del FBI sobre su conducta que, a su vez, llevó a descubrir en su laptop una serie de correos electrónicos de su esposa, Huma Abedin, a Hillary Clinton, candidata en ese momento a la presidencia de los Estados Unidos.

El descubrimiento de esos correos llevó a la decisión del entonces director del FBI, James Comey a anunciar en octubre de 2016 que se volvía a abrir la investigación sobre el uso del correo personal de la señora Clinton para asuntos de estado mientras era Secretaria de Estado. Esta investigación concluyó en la absolución de cualquier imputación, pero fue, según analistas y la propia Clinton, factor clave para que la candidata demócrata perdiera la elección del 8 de noviembre de 2016.

Los abogados de Anthony Weiner, quien en mayo pasado se declaró culpable de haber enviado material pornográfico a una menor de edad, delito por el que podría ser sentenciando a hasta 15 años de prisión, enviaron una moción a la juez Denise Cote para que, tomando en consideración ciertos factores, concediera a su cliente una sentencia de periodo probatorio en lugar de prisión.

En su moción, los abogados explican que si bien la conducta de su representado es totalmente reprobable, hay que tomar en cuenta que la adolescente descubrió el intercambio de material en un momento clave de la campaña presidencial para lograr el objetivo que se había propuesto de interferir en la elección.

La joven vendió la historia al diario Daily Mail por US$30,000 dólares. Además del beneficio económico, los abogados exponen que ya había manifestado su intención de interferir con la carrera presidencial de la candidata demócrata. Para fundamentarlo los abogados de la defensa, Arlo Devlin-Brown y Erin Monju, incluyeron en su petición una copia de la carta que el mes pasado enviaron a la fiscalía pidiendo “cualquier información relacionada con las motivaciones políticas de la víctima o de su padre para dañar las perspectivas políticas de la secretaria Hillary Clinton”. En esta carta también pidieron evidencia sobre “revelaciones a la campaña de Trump o sus suplentes”, antes de la publicación del artículo del Daily Mail de septiembre de 2016.

Si bien los abogados no se refieren a la respuesta de la fiscalía, exponen que la víctima declaró a los investigadores que “esperaba de alguna manera influir en la elección presidencial de los Estados Unidos, además de asegurar un beneficio personal”.

Además, dijo que empezó a comunicarse con Anthony Weiner porque ella estaba “buscando material para un libro – uno que ha escrito y que está siendo ofrecido a editores”.

En su escrito, los abogados señalan que la adolescente dijo a los investigadores que, para obtener material para su libro, “necesitaba que Anthony actuara – comportamiento que trató de obtener durante su primer intercambio”. Ella sugirió hacer un video chat “inmediatamente después de haberse ofrecido a ‘probar’ que tenía una vagina”.

La pareja empezó a conversar en línea, pero lo adolescente lo hizo “tomando capturas de pantalla de su teléfono para documentar los intercambios antes de que desaparecieran”.

Los abogados esperan que exponer a la juez las motivaciones políticas y personales de la adolescente otorguen a la juzgadora otra perspectiva del caso y opte por conceder libertad probatoria en lugar de prisión a su representado.

Mientras espera esta sentencia, Anthony Weiner está también en medio del proceso de divorcio de Huma Abedin, cuya carrera política también se desplomó debido a la conducta lujuriosa e inapropiada de su pronto ex marido.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de ymafreedompost.org