Cedric Herrou y simpatizantes

Esta semana, la Corte de Apelaciones de Aix-en-Provence, Francia, sentenció a Cedric Herrou, agricultor del sur de Francia, a cuatro meses de prisión suspendida por ayudar a migrantes a cruzar la frontera francoitaliana.

Si bien la sentencia impuesta fue menor a lo solicitado por el fiscal, fue mayor a la sentencia impuesta en primera instancia, que absolvió a Herrou del cargo de haber dado techo a unos 50 eritreos en una abandonada estación de tren. En febrero de este año fue sentenciado en primera instancia al pago de una multa suspendida de 3,000 euros.

La Corte de Apelaciones confirmó la sanción por haber auxiliado en el cruce de la frontera a migrantes, pero revirtió la absolución y por eso incrementó la pena.

“Esta es una sentencia de advertencia”, dijo uno de los jueces al agricultor. “Si vuelve a ser condenado, arriesga a que esta sentencia sea aplicada”.

Afuera del edificio judicial, donde una treintena de simpatizantes lo esperaba, Herrou declaró que “me hubieran encarcelado, habría sido más sencillo”, para enfatizar que “continuaré luchando desde la prisión”.

Cedric Herrou pertenece a la organización Roya Citoyenne que se localiza en la frontera francoitaliana, en el valle de Roya, y que ha estado ayudando a los migrantes a cruzar la frontera, a solicitar asilo e incluso proporcionándoles alimentos, razón por la cual tres activistas fueron detenidos en marzo en la ciudad italiana de Ventimiglia.

“Le digo a todas las familias que he ayudado que no me arrepiento de nada, que lo hice con placer”, declaró el agricultor de olivos orgánicos, cuyas tierras se localizan en el sur de Francia a unos kilómetros de la frontera con Italia.

“Si la inmigración viniera del norte de Europa, los tribunales no estarían actuando de esta forma, este es racismo de estado”, concluyó Cedric Herrou quien aseguró que apelará su caso ante el máximo tribunal francés.

Cedric Herrou es el primero de varios franceses en enfrentarse al sistema judicial por brindar auxilio a migrantes. Así, mientras su proceso se desarrollaba continuó brindando auxilio, habiendo acompañado a 156 migrantes a Marsella para solicitar asilo. Por esta acción también fue detenido e imputado el mes pasado por lo que tiene otro proceso por delante.

En lo que va de este 2017, más de 117,000 personas han intentado el peligroso cruce del norte de África a Europa por el Mediterráneo, habiendo llegado a Italia unas 96,000 personas.

Cifras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, UNHCR, señalan que este año, 2,417 personas han muerto en su intento de cruzar hasta Europa.

Más información thelocal.fr

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de thelocal.fr