Una millonaria batalla legal está por iniciar entre los seis herederos del pintor español Pablo Picasso y el poseedor de más de 270 trabajos inéditos del artista.

 

Los trabajos, entre lo cuales figura una acuarela del llamado Período Azul de Picasso, los tenía un electricista de 71 años del sur de Francia, de nombre Pierre Guennec, quien asegura que tres años antes de la muerte del artista, ocurrida en 1973, conoció al artista tras haber realizado varios trabajos como electricista, habiendo instalado inclusive una alarma antirrobos en su residencia en el sur de Francia.

 

Guennec argumenta que Picasso le regló todas las obras que obraban en su poder y que según estimaciones valen en su conjunto unos 60 millones de euros.

 

El electricista contactó a Claudio Picasso, hijo del artista, solicitándole una autenticación de la obra en su poder, razón por la cual los herederos pudieron conocer de este tesoro oculto, pero dudan de que el artista haya entregado tal cantidad de obras al electricista, sobretodo porque Picasso acostumbraba fechar y dedicar sus obras y mucho de lo que se encontró en poder de Guennec no está ni siquiera terminado.

 

Por esta razón los herederos denunciaron los hechos ante las autoridades y están a punto de iniciar acción legal en contra del electricista para determinar la propiedad de los bienes. Y mientras se define dicha propiedad, las obras encontradas fueron incautadas y se encuentran a resguardo de la Oficina Central de Lucha contra el Tráfico de Bienes Culturales de Francia.

 

Mucho temen los herederos que de comprobarse que las obras fueron robadas, Gunnec no pague su delito con prisión por la prescripción del mismo debido al paso de los años.

 

Más información El País

 

www.miabogadoenlinea.net