La edición especial del Ferrari California T motivo de la controversia

Los herederos de Steve McQueen han decidido demandar a Ferrari, N.V. y a su subsidiaria en Estados Unidos por haber utilizado la imagen del actor para la comercialización de un modelo especial.

Steve McQueen fue un actor destacado durante las décadas de los 60 y 70, convirtiéndose en 1974 en la estrella de cine mejor pagada del mundo. Participó en clásicos del cine como Papillon, Los Siete Magníficos (The Magnificent Seven), El Gran Escape (The Great Escape), Infierno en la Torre (The Towering Inferno) Era llamado “The King of Cool”, y su imagen de anti-héroe y ruda es lo que atraía a las masas.

McQueen fue un apasionado de la alta velocidad, y tenían un gran gusto por los autos deportivos y las motocicletas. Él realizaba sus propias escenas de acción. Inclusive en los comentarios de la película El Gran Escape en DVD se dice que era difícil encontrar conductores tan hábiles como McQueen.

Supuestamente esta fama ha llevado a que todo lo relacionado con el actor fallecido, especialmente los autos, tengan un gran valor de reventa, en lo que se conoce como “The Steve McQueen Effect" (El Efecto Steve McQueen). Como ejemplo, en la demanda se destaca que un Porsche 917K 1970 presentado en la película de McQueen Le Mans se subastó por más de 14 millones de dólares hace un año, convirtiéndose en el Porsche más caro de la historia.

En 2014 un Ferrari 275 GTB/4 que fue propiedad del actor se vendió en 10 millones de dólares mientras que un vehículo similar se comercializa en 3 millones. Otro ejemplo es un Porsche 911 Turbo que alcanzó un precio de 2 millones de dólares cuando generalmente se comercializa en 100,000 o 150,000 dólares.

En la demanda se alega que Ferrari quiere aprovechar este fenómeno en su beneficio utilizando el nombre del actor, pero sin la autorización de sus herederos.

Chad McQueen, hijo del actor, y el Fideicomiso Testamentario de Terry McQueen, en beneficio de Molly McQueen, nieta del actor, son los titulares de de los derechos publicitarios y de marca del fallecido actor.

Según la demanda, Chad McQueen visitó personalmente a Ferrari en 2011, se reunió con el entonces presidente del fabricante de automóviles y expresó su interés en un auto McQueen especial siempre que él y su familia mantuvieran los derechos de aprobación. Según la denuncia, la familia McQueen se sorprendió cuando se enteró, en 2017, que Ferrari había comenzado, sin previo aviso o autorización, a comercializar y vender una edición especial de Ferrari que la empresa tituló “The McQueen”.

Ferrari anunció el vehículo en línea y distribuyó folletos que incorporaron la foto de McQueen, hasta que la familia McQueen se opuso.

En el Salón del Automóvil de París 2016, Ferrari exhibió "The Steve McQueen", inspirado en el 1963 250 GT Berlinetta Lusso, uno de los Ferrari más elegantes jamás construidos, que fue un regalo para el actor estadounidense de su primera esposa, Neile Adams.

"Aunque Ferrari renombró el coche en cuestión 'The Actor', Ferrari continúa haciendo referencia expresa a Steve McQueen en la página web de Ferrari para 'The Actor', y no existe una respuesta razonable sobre con qué 'Actor' Ferrari está relacionando el auto”, se señala en la demanda.

Los herederos acusan a Ferrari de infracción de marca, falso respaldo y apropiación indebida del derecho de publicidad, exigiendo el pago de un millón de dólares en daños compensatorios y  2 millones en daños estatutarios por violación de marca registrada.

Más información .hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin