Equipo de renta de DVD de  Redbox

Desde diciembre del año pasado Disney Enterprises, Inc. y Redbox Automated Retail, LLC están envueltos en una disputa legal por los códigos de descarga que ofrece Disney en sus DVD y ahora está tratando de evitar que Redbox distribuya los códigos de Black Panther, la película más exitosa de super héroes en los Estados Unidos.

Redbox se dedica a rentar DVDes a través de equipos físicos ubicados en locales abiertos. Actualmente cuenta con más de 42,000 equipos distribuidos en más de 34,000 locales en Estados Unidos.

La empresa cuenta con acuerdos con grandes estudios como Warner Bros para la compra de DVD y Blu-ray de películas populares que luego ofrece para la renta en sus equipos, pero Disney no llegó a ningún acuerdo, por lo que Redbox compra las películas en el mercado común y después las alquila.

El problema radica en que Disney también agrega a las películas que vende en el mercado minorista códigos de descarga para una versión digital a descargarse en Disney’s Movies Anywhere. Redbox ha estado vendiendo los códigos lo que permite a los clientes comprar películas como Rogue One o Moana entre $ 3.99 y $ 7.99 dólares, mientras que el mismo título podría costar $ 19.99 dólares en iTunes u otro un servicio similar.

En diciembre pasado, Disney demandó a Redbox para que la empresa dejara esa práctica, pero un juez federal de California rechazó la solicitud de una medida cautelar que habría detenido la práctica, poniendo en duda las estrictas políticas de Disney sobre los códigos, acusando al estudio de “abuso de los derechos de autor” y destacando que las advertencias en los empaques de que  “los códigos no están a la venta o transferidos” no constituía un contrato vinculante. Además, destacó que los acuerdos de licencia que Disney utiliza en obliga indebidamente a los consumidores a renunciar a algunos de sus derechos de propiedad básicos, ya que les obliga a no vender la película y tenerla fisicamente para poder utilizar el código.

La doctrina de la primera venta de derechos de autor establece que alguien que adquiera legalmente una obra protegida por derechos de autor tiene derecho a vender o a deshacerse de su copia.

En los meses posteriores a la demanda de Disney, Redbox ha presentó su propia demanda contra el estudio, acusándolo de conducta anticompetitiva. La compañía también presentó una moción para desestimar el caso de Disney.

Ahora, Disney  presentó una nueva solicitud de aplicar medidas cautelares, una vez que ha modificado los términos de la licencia que otorga al vender las películas en el mercado minorista.

"Siguiendo la orden, Disney revisó los términos en RedeemDigitalMovie.com y Movies Anywhere", afirma Disney en su escrito. "Para canjear un código a través de cualquier sitio, un usuario debe probar que él o ella, o un miembro de su familia, obtuvo el código en un paquete original de código + disco (Combo Pack) y que el código no se compró por separado".

Disney dice que el cambio significa que un usuario ahora puede canjear el código sin tener realmente los discos que formaban parte del Combo Pack y espera que esto aclare que la atención se centra en cómo se adquirió el código de la película.

Al solicitar la medida cautelar para que Redbox suspenda la venta de códigos, el gigante del entretenimiento destaca al juez que después de modificar los términos de la licencia en línea y proporcionarlos a Redbox, el acusado aún se niega a dejar de vender códigos.

"En el último mes, Redbox comenzó a vender códigos para Coco y Thor: Ragnarok ", señala el escrito. "En ausencia de una orden judicial, Redbox continuará vendiendo códigos para el próximo lanzamiento de Combo Pack de Disney (Black Panther) y de los lanzamientos siguientes sin ninguna limitación. Por lo tanto, Disney renueva su moción para una orden judicial preliminar".

Habrá que ver que dice ahora el juez.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net