Ex esposo de comediante la demanda por presunta difamación

Micrófono

En un interesante caso que confronta la libertad de expresión con el derecho a la intimidad y a la vida privada, se ha conocido que el ex esposo de una comediante británica la ha demandado por difamación por sus expresiones en una rutina.

La comediante es Louise Beamont, conocida en el escenario como Reay, quien en 2013 contrajo matrimonio con Thomas Reay de quien se separó antes de escribir la rutina por la que ha sido demanda. Esta rutina fue presentada en el festival de artes Edinburgh Festival Fringe y posteriormente en Londres en 2017.

Para hacer frente a los costos legales de su defensa, Louise Beamont ha abierto perfil en la página Gofundme para recaudar fondos. En esta página escribió que “durante la presentación, me referí a mi esposo un par de veces, quizá dos minutos de referencias en un show de 50 minutos.

“La esencia principal de esas referencias era para decir a la audiencia lo triste que estaba de que mi matrimonio hubiera acabado recientemente.

“Él está pidiendo 30,000 libras esterlinas por daños, sus gastos legales (que solo puedo suponer que serán masivos) y una orden para evitar que yo siga publicando declaraciones sobre él”.

Louise Beamont dice también que los comediantes de stand-up, “la misma definición de nuestro trabajo es hablar de nuestras vidas y asuntos sociales”, por lo que la demanda “se ha convertido en un asunto de libertad de expresión”.

Los abogados de Thomas Reay no están de acuerdo con que la demanda se trate de la libertad de expresión, sino del derecho a la intimidad.

“Desde el principio le hemos dejado claro a la señora Beamont que nuestro cliente no está de ninguna manera buscando restringir o ‘silenciar’ su comedia o su contenido, excepto en la muy limitada extensión que involucra la publicación de alegaciones falsas e injustificadas e información privada relacionada con él”, se lee en la declaración que al respecto publicó el despacho legal Taylor Hampton Solicitors Limited.

“Durante un largo periodo el pasado verano, después de su separación, la señora Beamont repetidamente presentó un show de comedia en el que identificó a nuestro cliente verbalmente y en imágenes fijas y en movimiento, conteniendo información privada sobre él y su relación con la señora Beamont y realizó muy graves e incendiarios alegatos maliciosos en su contra.

“Estos alegatos incluían la completamente falsa insinuación de que la relación de nuestro cliente con la señora Beamont era abusiva”.

Conforme con los abogados, las rutinas de comedia fueron un acoso a su cliente, lo que le ocasionó una “enorme angustia”.

Finalmente, declaran que “ningún derecho a la libertad de expresión o licencia artística puede extenderse a la publicidad de esos alegatos seriamente difamatorios y falsos o al injustificado mal uso de la información privada de nuestro cliente”.

Un interesante caso que ya veremos cómo resuelven los tribunales británicos, en donde quien dice haber sido difamado debe probar el daño ocasionado.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Additional information