El caso de las suelas rojas

Marca registrada por el diseñador Christian Louboutin

El diseñador francés Christian Louboutin lleva varios años peleando por la exclusividad en el uso de suelas rojas en sus diseños de zapatos, pero los tribunales no coinciden en que tenga ese derecho, como recientemente ha concluido uno de los abogados generales del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Louboutin ha peleado por ese rasgo distintivo, suelas rojas laqueadas en calzado de tacón alto para mujer, en Bélgica, Francia, Suiza, Estados Unidos y Países Bajos.

Este último caso es el que llegó al TJUE y del que ha emitido opinión el abogado general Maciej Szpunar, que considera que sí se puede rechazar el registro de una marca formada por una forma tridimensional y un color.

En 2010, el señor Louboutin y su sociedad registraron su marca en el Benelux, en la clase denominada “zapatos”, que en 2013 sustituyeron por la clase “zapatos de tacón alto”. Según la descripción de la marca, ésta consiste “en el color rojo (Pantone 18 1663TP) aplicado en la suela de un zapato tal y como se muestra en la imagen (el contorno del zapato no forma parte de la marca, su única finalidad es dejar clara la posición de la marca)”.

En 2012 Van Haren, una empresa dedicada a la venta al por menor de calzado en los Países Bajos, vendió zapatos de tacón alto para mujer con la suela revestida de color rojo, por lo que Louboutin presentó una demanda ante los tribunales neerlandeses con objeto de que se declarara que Van Haren había vulnerado su marca.

Por su parte, Van Haren alegó que la marca de que se trata es nula ya que la Directiva de la Unión sobre marcas enumera diversas causas de nulidad o de denegación del registro, entre ellas la relativa a los signos constituidos exclusivamente por la forma que dé un valor sustancial al producto.

El rechtbank Den Haag (Tribunal de primera instancia de La Haya, Países Bajos) decidió plantear una cuestión prejudicial al TJUE. El Tribunal neerlandés considera que la marca controvertida está inevitablemente vinculada a la suela de zapato y que, según la Directiva, el concepto de “forma” no se limita necesariamente a las características tridimensionales de un producto (tales como el contorno, la dimensión y el volumen), sino que comprende también los colores

{loadposotion aaa}

Para el Abogado General la marca es un signo constituido por la forma del producto (suela de zapato) y que reivindica la protección para un color (rojo) en relación con esa forma, más que a una marca constituida por un color por sí sólo. En resumen, para el abogado general la marca se trata de una forma de suela.

Pero duda que el color rojo pueda cumplir la función esencial de la marca e identificar a su titular cuando se utilice fuera del contexto que le es propio, es decir, con independencia de la forma de la suela. Esto significa que no existe un rasgo suficientemente distintivo para diferenciarla de otras marcas.

Sin embargo, el Abogado General reconoce que la calificación de la marca incumbe al tribunal neerlandés y que lo mismo cabe afirmar en lo que respecta a la cuestión de si el color rojo de la suela da un valor sustancial al producto.

El jurista subraya que su análisis se refiere “exclusivamente al valor intrínseco de la forma y no debe tener en cuenta el atractivo que ejerce el producto a causa de la reputación de la marca o de su titular”.

Con las conclusiones del Abogado General los jueces del Tribunal de Justicia comienzan ahora sus deliberaciones sobre este asunto. La sentencia se dictará en un momento posterior.

Más información curia.europa.eu

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Additional information