Olivia de Havilland en Lo que el viento se llevó

Olivia de Havilland, actriz de la época del cine de oro, ha presentado una demanda en contra de la serie de televisión Feud: Bette and Joan, por considerar que lo que cuentan respecto de ella en la historia es dañino para su imagen.

Olivia de Havilland cumplió 101 años de edad el pasado 1 de julio. Es recordada por su participación en numerosas películas, una de ellas como Lady Marian, compartiendo créditos con Errol Flynn en Las Aventuras de Robin Hood, de 1938 y como Melanie Hamilton en la muy premiada película Lo que el viento se llevó, de 1939, al lado de Vivian Leigh y Clark Gable.

La señora de Havilland fue muy amiga de Bette Davis, con quien actuó en la película de 1964, Hush… Hush, Sweet Charlotte y de esta amistad deriva su representación en la serie Feud: Bette and Joan, que cuenta la rivalidad entre dos grandes estrellas del cine de oro, Bette Davis y Joan Crawford, después de la filmación en 1962 de la famosa película What Ever Happened to Baby Jane?

Feud: Bette and Joan es producida por Ryan Murphy Productions y está siendo transmitida por FX Networks. Se trata de una serie de ocho capítulos y que forma parte de un proyecto en que Ryan Murphy pretende mostrar rivalidades famosas a lo largo de la historia. Así, la próxima serie será Charles and Diana, sobre Carlos de Inglaterra y Diana Spencer.

Olivia de Havilland es representada en la serie por Catherine Zeta-Jones, y su personaje aparece en seis capítulos como confidente de Bette Davis y, por tanto, participante activa del conflicto entre las dos estrellas.

Pero a la señora De Havilland no le ha parecido su inclusión en la serie y por eso ha solicitado una orden judicial para que no se siga usando su nombre e identidad, además de una compensación por el daño emocional que ha sufrido y el daño a su reputación.

En la demanda se expone que FX se ha apropiado indebidamente del nombre, semejanza e identidad de la actriz, sin haber obtenido su permiso y los “han usado falsamente para explotar sus propios intereses comerciales”.

“Olivia de Havilland ha hecho el esfuerzo y ha invertido tiempo y dinero en la protección de su bien definida imagen pública como una que no se involucra en chismes ni en otro comportamiento desagradable o de mala educación”, establecen los abogados de la actriz en la demanda.

Ryan Murphy concedió que no solicitó el permiso de la actriz para escribir sobre ella, en entrevista concedida el pasado mes de abril a The Hollywood Reporter. “No le escribí a Olivia porque no quise faltarle al respeto y preguntarle ‘¿Esto sucedió?, ¿eso sucedió?, ¿cuál fue su opinión sobre eso?’”.

Ya veremos si el reclamo se considera justificado.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de biography.com