Imprimir
Categoría: Sergio Fonseca
Visto: 477
powered by social2s

La semana pasada el Partido Acción Nacional presentó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos una denuncia contra el Estado mexicano, por el rechazo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación a la realización de la consulta popular “Salario digno de los trabajadores”.

Según la denuncia “el Estado mexicano violó la obligación de respetar los derechos de la Convención, las garantías judiciales, las normas de interpretación convencional por suprimir el goce y ejercicio de los derechos y libertades reconocidas”.

Se afirma que se violaron derechos políticos de participación de manera directa en decisiones democráticas, a la protección judicial, al desarrollo progresivo, a la alimentación, al mínimo vital, a un salario remunerador y justo.  Asimismo señalan que se violó el derecho al debido proceso porque se debió haber modificado la pregunta, y a la protección judicial por no tener una segunda instancia.

En octubre del año pasado la consulta fue declarada inconstitucional al hacer referencia a ingresos y egresos del estado, ya que el salario mínimo es parámetro para distintos conceptos de ingreso y gastos que realiza el Estado, como el previsto en el artículo 41 Constitucional que establece para un elemento para el cálculo del financiamiento de los partidos políticos el salario mínimo diario vigente para el Distrito Federal.

Parece un poco hipócrita de parte del Partido Acción Nacional en esta época de campañas presentar esta controversia, pues sus efectos sólo serían en cualquier caso, que se realizara la consulta, pero eso no significa que el salario sea modificado.

Si existiera un legitimo interés por parte de este partido político para que el salario mínimo se modifique, hubiera acompañado la propuesta presentada por el PRD en el Senado el pasado mes de octubre para que el salario mínimo sea aumentado en un 23%, además de incrementarlo en un periodo de seis años al 200% para que llegue a 171 pesos.

O hubiera apoyado la propuesta del ejecutivo federal presentada en la Cámara de Diputados para que el salario mínimo sea desvinculado como unidad para calcular distintos ingresos del estado, para que después el salario mínimo pueda ser aumentado, sin generar un impacto inflacionario substancial. Esta misma propuesta se presentó en el Senado por el PRD.

Ninguna de estas dos propuestas han sido apoyadas por el PAN y sólo se han dedicado a criticarlas sin abonar a la discusión en el Congreso, que es donde se puede resolver el tema.

Si la iniciativa de este partido fuese genuina, lo hubieran promovido en los doce años que estuvieron en el gobierno, cosa que no hicieron.

La realidad es que sólo es una bandera electoral que utilizan éste y los demás partidos para generar simpatías y que el voto les favorezca.

Prometer no empobrece.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net

powered by social2s