Este fin de semana hubo un incidente en la Universidad Nacional Autónoma de México en el que resultó herido de bala en la pierna un estudiante y un oficial secretario del Ministerio Público de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal fue golpeado. Algunos alegan que en este incidente se violó la autonomía universitaria.

Los hechos no están claros, pero la versión oficial señala que el oficial secretario acompañado de otras personas, entre quienes estaba un abogado de la UNAM, estaba haciendo una investigación. En el marco de la misma, tomó imágenes de un auditorio que desde hace años está tomado por estudiantes radicales, lo que desató un zafarrancho que terminó con los resultados antes descritos.

Para algunos al haber ingresado la autoridad de la Ciudad de México a las instalaciones de la UNAM se violó la autonomía universitaria. La autonomía de las universidades esta prevista en el artículo 3, fracción VII, de la Constitución.

Esta disposición establece que las universidades y las demás instituciones de educación superior a las que la ley otorgue autonomía, tendrán la facultad y la responsabilidad de gobernarse a sí mismas; que realizarán sus fines de educar, investigar y difundir la cultura de acuerdo con los principios contenidos en dicho artículo, respetando la libertad de cátedra e investigación, de libre examen y discusión de las ideas; que determinarán sus planes y programas, fijando los términos de ingreso, promoción y permanencia de su personal académico; y que administrarán su patrimonio.

Así vemos que las universidades autónomas tienen facultades de autorregulación, que implica que aprueban internamente la legislación y normatividad que regula sus relaciones internas; facultad de auto organización académica para fijar sus planes y programas de estudio, de investigación y de difusión, y los términos de
ingreso, promoción y permanencia de su personal académico.

También tienen la facultad de auto gestión administrativa por lo que manejan libremente su presupuesto y de los ingresos por sí misma generados, aunque debe ajustarse al ordenamiento aplicable, y también tienen la facultad de autogobernarse a través de sus propios órganos de gobierno, entre ellos los encargados de resolver las controversias que se deriven del incumplimiento de su propia normativa.

Pero ni la Constitución ni las leyes secundarias ni las facultades antes descritas establecen que la autonomía implique extraterritorialidad o inviolabilidad del territorio. La legislación venezolana si preve la inviolabilidad del territorio d e las universiades autónomas, y en este caso la doctrina establece que “las universidades autónomas no son un estado dentro de otro estado, con territorio y leyes propias, sencillamente, la inviolabilidad del recinto universitario es una protección “per se” a sus actividades académicas, que no le hacen ser un sujeto extraño al estado de derecho con todos los derechos, deberes y obligaciones que le sean aplicables”.

En este orden de ideas, afirmar que se violó la autonomía universitaria en este incidente no tiene sustento, más aun si las autoridades del D.F. ingresaron a la UNAM acompañadas de un  representante legal de la institución.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net