Imprimir
Categoría: Sergio Fonseca
Visto: 809
powered by social2s
Granizo Veracruz

Cunado en nuestro país se impulsa algún programa social para apoyar a las clases más necesitadas, siempre aparecen voces en contra que alegan paternalismo o populismo, entendiendo que esos programas lo único que buscan es el favor de la gente. Pero cuando este apoyo está dirigido a otras clases sociales, todos guardan silencio.

Ese es el caso que se esta viviendo en Veracruz. El pasado 27 de abril se presentó en Xalapa, Veracruz y sus alrededores una fuerte granizada, con granizo del tamaño de una bola de béisbol que dañó viviendas pero también vehículos.

El 28 de abril el gobierno del estado anuncio que se haría responsable de los daños causados por la granizada a los automóviles, pero para variar la demanda superó la oferta y más de mil personas se registraron para que el gobierno del estado les pagara por los daños causados a sus coches. Esto surgió en respuesta a la molestia de la gente, que se quejó de no haber recibido las alertas de las autoridades de Protección Civil del estado, en relación a que caería una fuerte granizada.

Días después, la posición del gobierno cambió y estableció que sólo se entregaría un apoyo a los dueños de los vehículos dañados pero no se cubriría la totalidad de los costos de las reparaciones.

Supongamos que el gobierno hubiese dado aviso de una granizada de esas dimensiones, ¿los daños podrían haber sido distintos? Eso es muy cuestionable.

El estado tiene responsabilidad patrimonial cuando, sin obligación jurídica de soportarlo, una persona sufre daños en cualquiera de sus bienes y derechos como consecuencia de la actividad administrativa irregular del Estado, al no existir fundamento legal o causa jurídica de justificación para legitimar el daño de que se trate.

Pero los daños causados por una granizada es lo que se conoce como un caso fortuito, un hecho insuperable proveniente de la naturaleza, y nadie puede considerarse responsable de aquellos sucesos que no hubieran podido preverse, o que, previstos, fueran inevitables, como es el caso de una granizada y sus consecuencias.

Que el estado haya asumido la responsabilidad por los daños causados a los automóviles en una granizada es un exceso que sólo buscó la simpatía de la ciudadanía.

Pero sólo se ha criticado que el apoyo sea parcial, aunque la medida tenga todas las características de paternalista o populista.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de quadratin.com.mx

powered by social2s