Imprimir
Categoría: Sergio Fonseca
Visto: 686
powered by social2s

El pasado día 12 empezaron  a circular en el Estado de Veracruz camiones de transporte urbano con un aviso en el que se informaba a la ciudadanía sobre un incremento en la tarifa del transporte público de 8 a 9 pesos y para personas de la tercera edad y estudiantes de 5 a 6 pesos a partir del día 13, autorizado por la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Veracruz, lo que después fue desmentido por esa dependencia.

La Dirección General de Transporte del Estado informó a través de un comunicado que dicho incremento no procede y que hasta el día de hoy NO HAY AUMENTO.

El gobernador del estado también se pronunció sobre el supuesto aumento y declaró que “No está autorizado, no se ha autorizado ningún alza en el transporte público, estoy enterado de la situación en la conurbación, sólo es en Veracruz y Boca del Río”.

Pero se reconoció que habrá un incremento en tarifas, y por supuesto, al afirmar lo anterior se hizo uso de la frase clásica de que las nuevas tarifas se autorizarán con la condición del "mejoramiento del servicio”.

Los transportistas le tienen tomada la medida al gobierno del estado. Cuando se autorizó en julio de 2011 la tarifa oficial vigente de 8 pesos y 5 pesos era sólo para unidades de 2003 en adelante. Y de un plumazo las unidades anteriores a 2003 desaparecieron de las calles y carreteras de Veracruz, porque todos empezaron a cobrar la misma tarifa.

Desde principios de año los transportistas han intentado incrementar la tarifa y sólo la manifestación de los estudiantes organizados ha impedido que esto suceda.

En la zona conurbana Veracruz-Boca del Río en el mes de febrero se firmó un convenio que raya en la ilegalidad al permitir que se alterara la tarifa autorizada, para cobrar una tarifa única en fines de semana y días festivos.

La Ley de Tránsito y Transporte del estado establece en su artículo 61, fracción V del artículo 61 que al conductor que altere la tarifa o injustificadamente se niegue a prestar el servicio a cualquier persona se le suspenderá la licencia.

Por otra parte el artículo 131 de la misma Ley establece que se suspenderá la concesión a quien altere la tarifa; o se niegue, sin causa justificada, a la prestación del servicio a cualquier persona que lo solicite.

La autoridad está obligada a hacer que se cumplan estas disposiciones pero en las calles de Veracruz han brillado por su ausencia, llegándose al extremo de que autobuses con la tarifa arbitraria y no autorizada la llevan pintada en sus parabrisas mientras pasan enfrente de los agentes de la Dirección General de Tránsito Estatal quienes no hacen absolutamente nada.

Para las transportistas las palabras del Director General del Transporte, del secretario de Seguridad Pública y del gobernador del estado no tienen ninguna validez, porque a pesar de todas sus declaraciones, los transportistas llevan dos días cobrando una tarifa arbitraria e ilegal porque saben que las autoridades no harán cumplir la ley.

Pero lo más grave es que en el documento que se está utilizando por parte de los transportistas para engañar a los usuarios se utilizan logotipos y signos distintivos de la Secretaría de Seguridad Pública lo que constituye un delito, pero las autoridades del estado de Veracruz también han dejado pasar ese hecho delictuoso

Este gobierno ha dicho infinidad de veces que la ley no se negocia y que nadie esta por encima de la ley, pero los hechos demuestran lo contrario, tan es así que los transportistas y choferes de plano los ignoran.

Una vez más la impunidad.

Por cierto, tantas fueron las quejas el día de ayer que el 066 se saturó y en la Dirección General del Transporte del Estado de Veracruz dejaron de contestar el teléfono.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net

powered by social2s