Recientemente hemos visto la noticia del intento de atentado con un coche bomba ubicado en la Calle 45 Oeste y la Séptima Avenida, en el corazón de Times Square, en Nueva York. En 53 horas de investigación el FBI (Federal Bureau of Investigation) logró la detención del presunto responsable Faisal Shahzad.

Según la solicitud de consignación presentada por el Agente FBI, Andrew P. Patchman, en contra de  Faisal Shahzad, como presunto responsable del atentado, la clave del caso, además de los errores del terrorista, fueron la coordinación policiaca y los registros o bases de datos.

 

Un agente de la Unidad de Delitos sobre Autos de la policía de New York, localizó en la parte inferior del vehículo el Número de Identificación Vehicular (VIN por sus siglas en ingles) Este es un número de serie único utilizado para identificar individualmente los motores de los vehículos.

Utilizando este VIN los investigadores localizados en Connecticut obtuvieron en los registros del Departamento de Vehículos Automotores de ese Estado, el nombre y dirección del último propietario del vehículo registrado. Con esta información lograron llegar hasta la mujer que había vendido el automóvil al presunto responsable.

Esta mujer proporcionó a los agentes un número de teléfono, les hizo una descripción de Faisal Shahzad para la elaboración de un retrato hablado y posteriormente lo identificó en una serie de fotos que le llevaron después.

Los agentes investigaron el número de teléfono, averiguando que el mismo pertenecía a la red de Verizon Wireless, que era un teléfono de prepago activado el 16 de abril de 2010 y desactivado alrededor del 28 de abril. Revisando los registros de Verizon Wireless supieron que Shahzad había recibido llamadas de Pakistán y que se había comunicado a una tienda de fuegos artificiales en Pennsilvania, la cual vende productos que eran parte de la bomba.

Utilizando también los registros del Departamento de Vehículos Automotores de Connecticut averiguaron que Shahzad tenía una Isuzu, además de su domicilio en donde encontraron evidencia incriminatoria.

El documento no precisa como dieron con la foto de Faisal Shahzad, pero se sabe que entrevistaron a los huéspedes de los 242 cuartos y 92 trabajadores del Marriott Marquis; a los asistentes a dos teatros de Broadway; hablaron con fabricantes del material que componía la bomba e hicieron una investigación en las calles de 24 horas, entre otras actividades.

Insisto, como se puede apreciar fue importante la coordinación entre la policía local, el FBI de las oficinas de Nueva York, Connecticut y Pennsilvania, así como las bases de datos del Departamento de Vehículos Automotores de Connecticut y Verizon Wireless.

En nuestro país algunos han cuestionado que si en México podríamos tener una investigación tan exitosa.

En teoría sí.

Dentro de las obligaciones relacionadas al RENAUT (Registro Nacional de Telefonía Móvil) las telefónicas están obligadas a llevar un registro de las llamadas que entran y salen de estos números, y de proporcionárselos a las autoridades.

En cuanto a los vehículos, desde el 4 de marzo de 2008 el Secretariado Ejecutivo del Sistema de Seguridad Pública opera el Registro Público Vehícular (REPUVE). El Registro debe contener en relación con cada vehiculo automotor: el número de identificación vehicular, sus características esenciales; nombre, denominación o razón social y domicilio del propietario; la información que proporcionen las autoridades federales y las Entidades Federativas, los avisos que actualicen la información. ¿Quiénes deben alimentar el registro? Los que modifican coches, las ensambladoras, las distribuidoras, los que venden y compran coches, las instituciones de seguros, las instituciones de fianzas, las instituciones financieras, las arrendadoras financieras, las autoridades judiciales y administrativas federales, la Secretaría de relaciones Exteriores, las entidades federativas.

Y como estas bases de datos, en el país existen muchas otras, sólo pensemos en el seguro social, el ISSSTE, el Infonavit, la compañía de luz, hacienda, los prediales, agua, multas federales y algunos casos locales, etcétera, etcétera.

El problema esta en saber si en la realidad esas bases de datos operan adecuadamente. Por lo pronto sabemos que el RENAUT está siendo saboteado por el propio gobierno porque las concesionarias no estaban de acuerdo con el mismo (declaraciones del Presidente de la COFETEL ante los diputados) además de que existe un pleito político.

Quién sabe en el caso del REPUVE.

Pero de algo si estoy seguro, coordinación no existe.

Así que pareciera que en la práctica no es posible llevar estas investigaciones. La respuesta la tienen las autoridades.