Imprimir
Categoría: Sergio Fonseca
Visto: 2289
powered by social2s

Si Marcelo Ebrard estaba obteniendo puntos para la grande en el 2012, conmigo los perdió.

En un acto de disciplina con el Presidente, el legítimo por supuesto, propuso a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal a Clara Brugada como delegada en Iztapalapa.

Para que el circo montado por López Obrador siga a todo lo que da.

Que patético, repugnante y vergonzoso hecho, exhibiendo sin descaro las normas con las que rigen su conducta: manipulación, chanchullo, la transa, el acoso, el chantaje, la extorsión, la cobardía.


Y luego salen muy dignos con sus discursos.

Por un lado la Presidenta de la Asamblea Legislativa Alejandra Barrales habla ante los medios y dice que se debe “…dar garantías a nuestras normas a nuestro estado de derecho… darle fortaleza a nuestras instituciones y que verdaderamente el voto de la ciudadanía se respete y no se esté poniendo en duda y se pueda contravenir”.

Marcelo Ebrard por su parte declara “…Se realizó esta propuesta para respetar el sentido del voto de los ciudadanos en Iztapalapa. Yo tengo que actuar primero para garantizar el funcionamiento de la delegación y respetar el voto de los ciudadanos por que los ciudadanos votaron, aquí no se trata que nos repartamos la delegación, se trata de que seamos respetuosos de lo que la gente decidió, eso es lo que me parece a mí desde el punto de vista político y no tratar de sacar ventaja”.

Por favor, no pueden existir declaraciones más falsas, contradictoria y absurdas. Que se limpien la sangre que les salió al morderse la lengua. No es posible que nos salgan con el respeto al estado de derecho y al voto, cuando ellos se están pasando una sentencia y el sentido legal del voto por el arco del triunfo, según las instrucciones públicas que giro el presi Andrés Manuel.

Todo esto me recuerda una columna publicada en el Diario “El Pais” por el Notario Rodrigo Tena llamada “El descrédito de lo Jurídico”.

Dice Tena que “ES DIFÍCIL saber si la pobre opinión de los juristas que tienen nuestros políticos y periodistas es causa o efecto de su, en general, escaso respeto por el Estado de Derecho. Éste es un hecho poco discutible…”

Y continúa: “Los juristas, lamentablemente, tenemos nuestra parte de responsabilidad…hemos jugado en unas ocasiones a ser políticos y en otras a meros técnicos o ingenieros. Forzados por nuestras debilidades, y dependiendo de nuestras conveniencias, hemos pecado por exceso o por defecto. Por hacer política y colocar la oportunidad por encima de la ley, o por escondernos en la técnica y olvidar la justicia…”

Todo esto viene a colación porque supuestamente la culpa de todo la tiene el Tribunal Federal Electoral. Así lo afirma Alejandra Barrales, repitiendo la cantaleta de AMLO, en lo que considera una intromisión a la vida interna de su partido. Marcelo por su parte da a entender lo mismo.

¿Se les olvida que el pleito empezó por una elección interna del PRD?¿Qué las dos precandidatas eran militantes del PRD?¿Qué se promovieron en total siete juicios por parte de estas perredistas?¿Que la Sala Superior del Tribunal Federal Electoral recibió el asunto a ocho días de que se imprimieran las boletas?¿Qué esos siete juicios se resolvieron el 12 de junio, nueve días después de haberse recibido?¿Que el Tribunal Federal Electoral le tuvo que corregir la plana al Tribunal Electoral del Distrito Federal anulando  47 casillas, ya que se violó el artículo 83 último párrafo del Reglamento de Elecciones y Consultas del propio partido, al fungir como miembros de las mesas de casilla, personas que no eran miembros del partido?¿Que estas elecciones se regularon por un Código Electoral aprobado por la asamblea perredista el 20 de noviembre de 2007?¿Que ellos mismo establecieron en ese código que en caso de cancelación del registro o sustitución de uno o más candidatos, no habría modificación a las boletas si éstas ya estuvieran impresas?

 

Además, cuando Alejandra Barrales habla de intromisión a la vida interna de su partido, dolosamente olvida que el 19 de junio de 2008 la Cámara de Diputados aprobó la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, que establece la competencia del Tribunal Federal en los conflictos por determinaciones emitidas por los partidos políticos en la elección de candidatos; que ese artículo en específico no fue impugnado por los perredistas; que fue aprobado por 68 de los 88 diputados perredistas que estaban presentes en la sesión y que en la Cámara de Senadores los perredistas también lo aprobaron limpiamente.

Como señala Tena “…la interpretación y la aplicación de las normas (está) limitada por el patrón que es la Ley. Por eso, si al legislador le faltó responsabilidad política o de oportunidad a la hora de dictarla, no cabe reclamársela ahora al jurista…”

Ustedes pusieron las reglas del juego y como no les gustaron, optaron por la anarquía.

Todo esto se llama verdades a medias, cinismo e hipocresía.

Y parafraseando a George Lucas, en el episodio III de las Guerra de las Galaxias: Así muere el Estado de Derecho, en medio de aplausos a Clara Brugada.

 

 

www.miabogadoenlinea.net

powered by social2s