0
0
0
s2smodern
Consejo General del INE

Desde hace años ronda en nuestro país la idea de establecer una segunda vuelta electoral para la elección presidencial. Iinclusive se han presentado más de 20 iniciativas en ese sentido, pero actualmente la propuesta suena más fuerte cuando tenemos ya próximo el proceso electoral de 2018. Pero, ¿es posible?

La segunda vuelta electoral o balotaje, es una segunda ronda de votación en la que sólo participan aquellos que hayan obtenido la mayor votación, generalmente dos, para que el triunfador llegue al cargo público con más de la mitad de los votos que se hayan emitido.

Para que esta figura estuviera vigente en nuestro país, sería necesario una nueva reforma político electoral que modificara la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE).

El problema es que, desde el 22 de agosto de 1996, el penúltimo párrafo de la fracción II del artículo 105 de la Constitución mexicana establece que “Las leyes electorales federal y locales deberán promulgarse y publicarse por lo menos noventa días antes de que inicie el proceso electoral en que vayan a aplicarse, y durante el mismo no podrá haber modificaciones legales fundamentales”.

Con esta disposición se considera que no puede realizarse ninguna reforma electoral 90 días antes de que inicie el “proceso electoral”

Conforme al artículo 225 de la LGIPE, el próximo proceso electoral federal inicia la primera semana de septiembre de 2017, cuando el Consejo General del Instituto Nacional Electoral celebre la primera sesión relacionada con ese proceso, es decir, entre el 4 y el 8 de septiembre.

Así, estamos a entre 95 y 99 días, dependiendo de cuándo sesione el Consejo General. Para que inicie el proceso electoral para elegir al nuevo presidente de la República y renovar el Congreso de la Unión en su totalidad, es decir, senadores y diputados, por lo que una reforma a la legislación electoral es prácticamente imposible.

Algunos que simpatizan con la segunda vuelta proponen que se realice una reforma constitucional, para establecer la segunda vuelta en el artículo 81 de la Constitución y modificar el artículo 105, o establecer en un artículo transitorio que el límite de 90 días no sería aplicable para el proceso electoral 2017-2018.

El problema de esta propuesta es que la reforma constitucional implica convocar a un proceso extraordinario al Congreso de la Unión, en el que las dos Cámaras discutan y aprueben la iniciativa de reformas, y ésta pase a los congresos locales para que sea aprobada. Promulgada la reforma se tendría que modificarse la legislación electoral.

La última reforma constitucional que se aprobó en fast track fue la reforma energética y pasaron cuatro meses para que concluyera el proceso de reforma constitucional, más el tiempo que tomó modificar la legislación secundaria. En este caso, no todos los partidos están de acuerdo en la segunda vuelta, así que habrá que esperar al 2024.

miabogadoenlinea.net

 

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

0
0
0
s2smodern