Hombre en camilla

El pasado martes se aprobó en la Cámara de Diputados una reforma a la Ley Federal del Trabajo. Algunos medios afirmaron que se había aprobado “reducir al 50 por ciento el salario de un trabajador cuando éste enferme por causa laboral” y que se había otorgado “al patrón las facultades para determinar cuáles enfermedades serán susceptibles del pago salarial”, pero la realidad es otra.

En primer lugar, es necesario destacar que la iniciativa aprobada por la Cámara de Diputados que modifica los artículos 513, primer párrafo; 515 y adiciona un artículo 515 Bis a la Ley Federal del Trabajo, no es ley vigente, y lo será, si la Cámara de Senadores aprueba las modificaciones y el presidente de la República, de no tener observaciones, ordena su publicación en el Diario Oficial de la Federación, es decir, el proceso legislativo aun no concluye.

Ahora bien, la reforma es necesaria, porque elimina una contradicción contenida en el texto vigente que por un lado faculta a la Secretaria del Trabajo y Previsión Social para actualizar las tablas de enfermedades de trabajo y de valuación de las incapacidades permanentes resultante de los riesgos de trabajo y publicarlas en el Diario Oficial de la Federación; y por la otra señala que el Ejecutivo Federal deberá presentar una iniciativa al Poder Legislativo para modificar las tablas. Esto genera incertidumbre jurídica tanto para patrones como para trabajadores.

Con las modificaciones subsiste únicamente la facultad de la STPS de modificar las tablas. Sin embargo se establece que lo hará “… con la aprobación de la Comisión Consultiva Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo…”; mientras que la ley vigente dice que será “… previa opinión…”. Es posible que la disposición en estos términos no pase en la Cámara de Senadores.

Fuera de estos cambios, la esencia de las disposiciones modificadas no cambia.

Como puede verse, en ningún momento se faculta a los patrones para determinar de forma unilateral las enfermedades de trabajo o las indemnizaciones, sino que las tablas son aprobadas de forma colegiada, a través de la Comisión Consultiva Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, que antes era la Comisión Consultiva Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, y es un organismo en el que participan trabajadores, patrones y gobierno.

En resumen: ni se aprobó reducir las indemnizaciones por enfermedades laborales, ni la elaboración de la tabla correspondiente quedo al criterio del patrón.

Existe un retraso considerable respecto a la aprobación de las tablas, porque estas debieron haber sido actualizadas en mayo de 2013, pero esto aun no ha sucedido por la contradicción que existe en la ley y que esta iniciativa intenta subsanar.

Pero más aun, el año pasado la Comisión Consultiva aprobó las tablas y sólo se está en espera de poder publicarlas en el Diario Oficial,

Y contrario a lo que expusieron algunos legisladores, en la tabla de enfermedades no se quitaron sino que se agregaron padecimientos ya que incluye 185 y en la vigente son sólo 161. Por ejemplo, se agregaron padecimientos consecuencia de factores psicosociales y ergonómicos. En estas últimas se incluyen los daños causados por el uso constante del mouse de la computadora, que no se considera actualmente.

En la tabla de valuación de enfermedades, según las notas periodísticas publicadas sobre el tema, las indemnizaciones se mantuvieron igual, o en algunos casos subieron, contrario a lo que opinaron algunos legisladores.

En resumen: ni se aprobó reducir las indemnizaciones por enfermedades laborales, ni quedaron al criterio del patrón. Además, las tablas ya fueron elaboradas y aprobadas y sólo se espera que se apruebe la reforma para publicarlas.

Tampoco esta reforma es ley vigente. Por lo pronto, hoy por hoy, a pesar de que hace más de cuatro años se modificó la ley laboral en este tema, las tablas anteriores a las reformas de 2012, continúan vigentes.

La falta de actualización está afectando a los trabajadores, pues ocasiona que ciertas afecciones sean tratadas por el IMSS como enfermedades generales, al no estar reconocidas como de trabajo.

miabogadoenlinea.net



Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net