Videocasete

En relación con el lamentable homicidio del juez federal Vicente Antonio Bermúdez Zacarías, en Metepec, Estado de México, mucho se ha dicho en ese apetito voraz de los medios y de la audiencia por información que en ocasiones llega a extremos, y en este sentido se ha difundido un video en el que aparentemente aparece el autor material de este homicidio.

El Consejo de la Judicatura Federal (CJF) ha condenado la filtración de este video, obtenido de las cámaras de seguridad del fraccionamiento en donde vivía el juez, “porque infringe la obligada reserva legal de la investigación, compromete la eficacia de la misma y afecta los derechos de las víctimas, en este caso, su familia”.

“Recurrir a la filtración de una prueba tan importante como ésta, revela un interés distinto, y ciertamente repudiable, al de preservar un elemento valioso que permita la oportuna detención de los probables responsables” subraya la CJF.

Para algunos expertos esta se convirtió también en una prueba ilegal, porque vendría a anular la presunción de inocencia, toda vez que con la exhibición en los medios de comunicación e Internet una persona puede ser considerada culpable, y más tarde comprobarse que es inocente.

El criterio tiene que ser analizado para determinar en qué sentido se dio la exhibición y si afecta la legalidad de la prueba.

Por ejemplo, el Código Nacional de Procedimientos Penales contempla que en los casos de personas sustraídas de la acción de la justicia, se admitirá la publicación de los datos que permitan la identificación del imputado para ejecutar la orden judicial de aprehensión o de comparecencia.

Sin embargo, todos los registros de una investigación, incluidas las imágenes, son estrictamente reservados, por lo que deberá existir una investigación para investigar y sancionar a quien divulgó esta información.

Pero esto no dejará de pasar mientras los medios de comunicación no cesen en su apetito voraz por información a cualquier costo y publicándola sin considerar los efectos o daños que pueden causar.

¡Vamos, al menos podrían haber difuminado el rostro del presunto asesino!


miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net