Una Corte Federal de Apelaciones en Estados Unidos determinó que Sergio Adrián Hernández Guereca, un adolescente mexicano de 14 años, asesinado por un agente de la Patrulla Fronteriza, estaba protegido por la Constitución de los Estados Unidos a pesar de que el adolescente se encontraba en territorio mexicano cuando el agente le disparó.

El incidente ocurrió en junio de 2010 cuando Hernández Guereca y unos amigos estaban jugando en el lecho de concreto del Río Bravo, y corrían y tocaban la cerca que divide México y Estados Unidos para luego regresar a territorio nacional. El agente Jesús Mesa retuvo a uno de los jóvenes y Sergio Adrián se escondió atrás de una columna en territorio mexicano. El Agente Mesa disparó en dos ocasiones a Sergio Adrián con consecuencias fatales.

Los abogados del agente Mesa afirmaban que "básicamente la Constitución no aplica" a los extranjeros.

La Corte de Apelaciones dijo que aceptar este argumento permitiría que los agentes crearan "zonas sin ley". “Se establecería una regla perversa que trataría diferente a dos individuos víctimas de la misma conducta solamente porque uno logró entrar a nuestro territorio", señaló la Corte de Apelaciones.

El tribunal señala que este no es un nuevo criterio, sino que simplemente es reafirmar que cualquier persona tiene el derecho a no ser víctima de los abusos de los agentes federales.

La decisión del Quinto Circuito de Apelaciones permitirá que la familia de Hernández Guereca inicie una acción civil en contra del agente que le disparó a su hijo, aunque apelará la decisión a fin de que se incluya a la Patrulla Fronteriza, el Departamento de Seguridad Nacional, la Policía de Aduanas y Protección Fronteriza y el Departamento de Justicia.

Más información en theolympian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net