Quizá porque en nuestros países estamos acostumbrados al ruido (con el vecino compartiendo su música a todo volumen o los negocios con altavoces en las banquetas queriendo atraer más clientela - ¿Lo logran?-), me resulta incomprensible esta noticia, pero en una ciudad en Países Bajos las canchas deportivas de una primaria están por cerrar porque el ruido de los niños jugando excede los límites legales.

 

La policía de Assumption Parish, Luisiana, Estados Unidos, detuvo a un hombre de 31 años que, siguiendo el video de una adolescente, abrió en una tienda un bote de helado de la marca Blue Bell, lamió la superficie, le metió el dedo, lo cerró y lo regresó al congelador, todo esto mientras alguien tomó el video.

 

Como parte de una idea de mercadotecnia, la franquicia neozelandesa de pizzas, Hell Pizza, lanzó al mercado su nueva pizza de “hamburguesa medio cocida” que resultó ser, como lo revelaron el miércoles de la semana pasada, hamburguesa de Beyond Meat, una empresa estadunidense que comercializa alimentos basado en plantas sin ingredientes de origen animal.

 

Pavel Chikov, abogado de Derechos Humanos en Rusia, dio a conocer una sentencia emitida a finales de mayo en la que una joven bloguera fue multada por insultos a los símbolos nacionales por haberse filmado bailando reguetón frente a un monumento en la ciudad de Briansk.

 

Una juez en Murcia, España, negó la petición de un hombre que pedía ser declarado copropietario de Indie, el perro propiedad de su expareja con quien convivió dos años.

 

Acabando con una tradición que parecía ser motivo de orgullo de los corredores, la Bolsa de Metales de Londres, LME por sus siglas en inglés, ha establecido la prohibición a los empleados y miembros de beber durante horas de oficina.

 

Una Corte de Condado de Victoria, Australia, sentenció el pasado viernes a dos años de prisión a Tim Brosnan, un sujeto que se embolsó fraudulentamente más de 282,000 dólares australianos, US$193,000, cargando a los clientes de un restaurante de fish and chips, pescado y papas, hasta 10,000 dólares por transacción con tarjeta.

 

El Tribunal Superior de Johannesburgo, Sudáfrica, tuvo que lidiar la mañana de este martes con los arranques de enojo de una mujer que está apelando su sentencia por haber ofendido racialmente a policías y que la llevó a despedir al equipo legal que la representaba pro-bono, es decir, de forma gratuita.

 

Gracias a la oportuna intervención de una paloma blanca, un conductor que manejaba a exceso de velocidad en una localidad alemana ha evitado ser multado.