En la provincia de Saskatchewan, Canadá, las autoridades negaron una vez más la emisión de una placa personalizada de auto a David Assman por considerar que su apellido Assman es “ofensiva, provocativa o de mal gusto”. En inglés la palabra ass se traduce como culo o nalgas.

 

Ante un tribunal federal de los Estados Unidos en el sur de Florida se desarrolla el proceso presentado en contra de Steven J. Dorfman por un elaborado fraude para que sus clientes pagaran 150 millones de dólares innecesarios en seguros de salud.

 

Raphael Samuel es un hombre de Bombay, India, que, si encuentra abogado que lo represente, demandará a sus padres por haberlo traído al mundo.

 

Se reporta que en el estado de Gujarat, India, una pareja se divorció minutos después de haber contraído matrimonio. ¿La causa? Una disputa entre las familias por el banquete de bodas.

 

Shirell Powell durante varios días creyó estar cuidando a su hermano agonizante. Al informarle los médicos que el paciente presentaba muerte cerebral,  ella ordenó que fuera desconectado del respirador. Al final descubrió que ese paciente no era su hermano, por lo que decidió demandar al hospital.

 

Ante la Corte de Distrito de Dunedin, Nueva Zelanda, se desarrolla el proceso en contra de una mujer de 42 años acusada de haber defraudado más de 20,000 dólares neozelandeses a una anciana de 94 años. Durante la audiencia de esta semana, la acusada ofreció pagar 20 dólares semanales hasta completar el monto robado.

 

La pelea entre excónyuges por un fondo de pensiones ha terminado con una decisión de la Suprema Corte de Irlanda, después de 16 años de enfrentamiento judicial que dejaron a los litigantes no sólo extenuados sino endeudados y enfrentando problemas financieros.

 

Una juez británica concedió la razón a una empresa que produce brownies hechos con dátiles y salvado de arroz integral y al calificarlos como pasteles y no como dulces, las eximió del impuesto al valor agregado, VAT por sus siglas en inglés, abriendo la puerta para que pidan la devolución de 300,000 libras esterlinas.

 

Esta semana el gobierno de Nueva Zelanda detuvo a un joven australiano que al haber hecho un comentario estúpido abordo de un avión, hizo que la aeronave regresara a la puerta de embarque y se efectuara un operativo de seguridad.